Natural de Vimianzo, comenzó a trazar su futuro profesional en la música hace 7 años

Dj Rokiño, un gallego que derriba fronteras, realiza una minigira por Suiza para presentar su sencillo ‘Na llama’

Damián Rodríguez Busto, conocido como Dj Rokiño, nació hace 25 años en Baíñas (Vimianzo). Este pequeño pueblo es el testigo principal de los logros de un joven emprendedor cargado de sueños, pero con los pies bien sujetos a la tierra, cuya creatividad desbordante hace bailar y disfrutar al mundo dentro y fuera de Galicia. Graduado en Educación Infantil, socorrista de interiores, monitor de gimnasio, Dj vocacional y estudiante de diseño en la actualidad, comenzó a trazar su futuro musical hace siete años, persiguiendo una de sus grandes pasiones, la música.

Dj Rokiño, un gallego que derriba fronteras, realiza una minigira por Suiza para presentar su sencillo ‘Na llama’
Suiza-Dj Rokiño 2
Dj Rokiño está presentando su sencillo 'Na llama' en una minigira por Suiza.

Así, entre mesas de mezclas e infinidad de discos ha recorrido exitosamente los mejores escenarios gallegos e incluso de Suiza.

Quizás en su afán de superación, en la constante formación, en su carácter reservado y en la seguridad de que la música, al igual que el fútbol, tiene fecha de caducidad, está la clave del éxito. 

A Rokiño le gusta definirse como Dj speaker y showman. Durante estos siete años considera que ha evolucionado mucho y de forma positiva. Le encanta interactuar con la gente y crear un ambiente familiar donde todo el mundo se sienta completamente integrado en la fiesta. Sin embargo, Damián es un joven introvertido, pero con las ideas claras. La pandemia, que a tantos artistas ha golpeado duramente, a él le ha ofrecido un preciado tiempo para sumergirse en uno de sus mayores sueños: crear su propio sencillo.

‘Na llama’, coreado por multitudes en fiestas y discotecas, fue lanzado en las plataformas digitales donde alcanzó multitud de visualizaciones. El tema reúne todo lo que al artista le gusta que tenga una canción. Es un guiño a las ganas de vivir, de juntarse y de pasarlo bien. Trata de hablar del pasado, pero más aún de lo que se desea para el futuro tras la pandemia. Un sencillo en gallego al que Gabriel Fandiño le ha aportado la aplicación compositiva y María Kilate, la voz.

“Este tema nació durante el confinamiento. Cuando se levantó esa restricción y comenzamos a trabajar, ‘Na llama’ se quedó en el olvido hasta que, en septiembre del año pasado y charlando con el jefe de la productora con la que trabajo, surgió la conversación. Lo miramos juntos, lo trabajamos y comenzamos a buscar una cantante”, comenta, y añade: “Pensamos en Laura Añón que, por aquel entonces, trabajaba en la CRTVG. No fue posible. Sin embargo, el destino quiso que la orquesta Olympus y yo coincidiéramos en el Soco de Vimianzo. Ahí conocí a María Kilate y con ella saqué el tema emocionadísimo. Mi sueño se había cumplido y superó todas las expectativas. Estoy muy agradecido y feliz”.

El joven artista, que se encuentra en el mejor momento de su carrera musical y de su vida, posee su propia empresa de sonorizaciones musicales y ha viajado el pasado fin de semana a Suiza para realizar una minigira.

Aunque no es la primera vez que actúa en este país, esta vez lo ha hecho para un público distinto y a través de un promotor de eventos con raíces gallegas que lo descubrió durante unas vacaciones en Galicia. El público pudo disfrutar de sus malabares musicales y de la presentación de su sencillo en el Lux Club de La Chaux de Fonds y en el Atlantide Club de Porrentruy.

“España y Suiza son géneros musicales diferentes y reconozco que los nervios estuvieron presentes, pero fue increíble”, dice el músico, para quien en el primer concierto pudo “experimentar con la fusión de estilos franceses”, y en el segundo ponerlo “exitosamente en práctica”. “Fue una experiencia increíble”, asegura. “El público fue de diez y me sentí gratamente acogido”, añade.

La industria musical también evoluciona y los géneros musicales van cambiando continuamente, aportando mucha variedad, estilos diferentes con los que el público disfruta y experimenta.

“Yo soy de los que anima al público a disfrutar de la variedad musical. Es toda una experiencia conocer nuevos estilos y músicas nuevas. He tenido la oportunidad de hacerlo en Suiza. La toma de contacto con la música francesa fue todo un descubrimiento que puse en práctica en mi último concierto y fue impresionante”, dice Rokiño.

El joven Dj sueña con lo que sería para él el concierto perfecto ante 15.000 o 20.000 personas donde se englobase a artistas de alto nivel, cantantes, djs y orquestas punteras. “Creo que resultaría algo muy diferente, que daría mucho juego, que funcionaría muy bien y estoy convencido que tendría una gran acogida por parte del público”, asegura.

En la actualidad, Damián Rodríguez se encuentra tomando clases de canto y de baile para tener más soltura en sus actuaciones, y estudiando diseño gráfico para poder planificar sus propias redes sociales. Es consciente de que no debe estancarse nunca y de que para ello es imprescindible no dejar de formarse.

“El mundo se mueve a gran velocidad y si no vas a su ritmo te quedas fuera. Sin pausa, pero sin prisa”, dice. Para el futuro, “tengo muchos sueños, pero me satisface ver al público pasarlo bien, ver esas caras de desconexión total gracias a la música me obliga a innovar y realizar cosas nuevas. También me encantaría poder sacar a mis padres de trabajar antes de llegar a la jubilación”.

En breve y en todas las plataformas, se estrenará la versión mambo de ‘Na llama’ con María Kilate y JJ Compota. En Suiza ha dejado futuras actuaciones abiertas y en el mes de febrero o marzo espera poder lanzar su nuevo trabajo que contará con la colaboración especial de alguien muy conocido en el panorama gallego que aún no se puede desvelar.

Dj Rokiño, un gallego que derriba fronteras, realiza una minigira por Suiza para presentar su sencillo ‘Na llama’