El Centro Orensano de La Habana presentó el premio que le otorgó la Fundación Curros Enríquez de Celanova

En un día lluvioso en el local de la Casa Balear se celebró una asamblea del Centro Unión Orensana de La Habana, presidida por Roberto Ogando Zas.

El Centro Orensano de La Habana presentó el premio que le otorgó la Fundación Curros Enríquez de Celanova
8.Cuba.Centro Orensano-presidencia de la reunión
Las personas que presidieron el acto realizado en la Casa Balear.

En un día lluvioso en el local de la Casa Balear se celebró una asamblea del Centro Unión Orensana de La Habana, presidida por Roberto Ogando Zas. Se encontraban también en la presidencia de la actividad el presidente de ‘Naturales de Ortigueira’, Juan Antonio Orallo Bocá; Ela Méndez Martínez, vicepresidenta de dicha sociedad, que en gesto de solidaridad ha acogido al centro orensano por la reparación del antiguo Centro Gallego; Juan Luis López Ayra, secretario del Consejo de Residentes Españoles; y el vicepresidente ejecutivo del Obradoiro de Cultura Gallega Curros Enríquez, Manuel Álvarez Fuentes.

El presidente Ogando destacó el premio recibido por el Centro Orensano de manos del secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, otorgado por la Fundación Curros Enríquez de Celanova, por el compromiso con Galicia de esta sociedad cuyos fundadores aportaron las dos terceras partes del valor de la vivienda de Curros Enríquez, donde hoy se asienta dicha Fundación, y sus descendientes han fundado recientemente un Obradoiro de Cultura Gallega que lleva el nombre del poeta de Celanova y uno de los padres del resurgimiento de la lengua gallega.

También habló de las actividades que está desarrollando el ‘Obradoiro’ como los cursos de lengua gallega que imparte el poeta y profesor Manuel Álvarez Fuentes, así como el coro integrado por sus alumnos, ‘Nazón de Breogán’, para cantar el himno gallego y canciones emblemáticas de Galicia como ‘Unha noite na eira do trigo’. Dentro de estas actividades se está preparando para el 10 de octubre una conferencia del presidente del Instituto de Historia de Cuba, René González Barrios, sobre el mayor general Francisco Villamil, de origen galaico, que dio la libertad a sus esclavos y participó en numerosos combates llegando a ser el segundo del mayor, Ignacio Agramonte, y murió en agosto de 1973 de las heridas sufridas en el combate de Hato Potrero en la provincia de Las Villas.

Aunque el CRE atendió a los que vinieron a pesar de la fuerte lluvia se pospuso para la reunión del 25 de octubre la atención a los que están optando por la ciudadanía española.

El Centro Orensano de La Habana presentó el premio que le otorgó la Fundación Curros Enríquez de Celanova