Asegura que van a estar “muy pendientes” de cómo el Gobierno desarrolla esta Ley

Rodríguez Miranda sitúa la participación electoral desde el exterior en el 20%, tras la supresión del voto rogado

El responsable del área de exterior en el PP, Antonio Rodríguez Miranda, muestra su alegría por la eliminación del voto rogado y por los cambios en la Ley Electoral que, según sus estimaciones, situarían la participación desde el exterior en el 20%. En todo caso, Miranda asegura que estarán muy pendientes de cómo el Gobierno desarrolla la Ley para que se cumplan los mandatos que incluye.

Rodríguez Miranda sitúa la participación electoral desde el exterior en el 20%, tras la supresión del voto rogado
Antonio Rodriguez Miranda
Rodríguez Miranda, responsable del área de exterior en el PP.

Rodríguez Miranda afirma que el “día de ayer fue un día de alegría en dos sentidos”. Por un lado, “porque nuestros ciudadanos del exterior pueden recuperar ese derecho que tenían limitado injustamente, es verdad –explica–, que no era la intención legislativa en el momento que se hizo, la intención era dar garantías y borrar las sombras de duda de que había, pero al final el resultado fue el que fue” y, por otro, porque este cambio se hizo por unanimidad.

El responsable del área exterior del PP recuerda que “todos los españoles del exterior estaban muy deseosos de que realmente se hiciera este cambio”, aunque “muchos de ellos también estaban muy enfadados porque entendían que su país les estaba limitando el ejercicio de un derecho fundamental y creo que con toda la razón”.

El voto rogado se implantó hace 11 años y su supresión ha sido un proceso “largo” y “laborioso”, pero “bien está lo que bien acaba”, dijo Miranda, quien recordó que, en este caso, “hay una Ley que sale por unanimidad del Senado y solo tuvo una discordancia en el Congreso, que fue el BNG, que se abstuvo”.

El también responsable de Emigración del Gobierno gallego aseguró que “como miembro del Partido Popular estamos satisfechos de haber sido impulsores para llegar a este acuerdo y a este consenso” y explicó que, desde Galicia, tanto el Legislativo como el Ejecutivo, ha trabajado durante años para modificar esta norma, ya desde antes de la implantación del voto rogado. “La satisfacción es ahora mayor porque nuestro recorrido se inició mucho antes”, dijo Miranda. Destaca que “nuestro presidente Feijóo, cuando estaba en Galicia y ahora desde Madrid, y el actual presidente Rueda fueron dos personas que en todo momento persistieron en esas iniciativas continuas del Legislativo y del Ejecutivo gallego para que en las Cortes Generales y en el Gobierno del Estado fuera permeando esta necesidad de cambio y, al final, se consigue con el apoyo de todos y creemos que es un sistema que va a ser positivo, ágil, seguro y transparente que es lo que necesitamos”.

Miranda explica que la reforma de la Ley Electoral “es un cambio sustancial que es mucho más que suprimir el voto rogado y desde el PP estamos especialmente satisfechos porque nosotros somos promotores de muchos de los contenidos”. “No nos queremos arrogar ningún tipo de protagonismo especial, estamos en el consenso general, pero sí trabajamos proactivamente para incluir muchos de estos cambios”, dijo.

Miranda enumeró algunos de los cambios más importantes como la ampliación de los plazos tanto de votación como para el recuento del voto o la garantía de poder obtener los sobres, las papeletas o los certificados para poder votar en los lugares de depósito del voto. 

“Hay que revisar los censos electorales, hay que depurarlos, hay que establecer esos lugares de votación que la Ley dice que hay que aumentarlos, ya no solo es depositar el voto en el consulado, hay que aumentar los lugares de votación en consulados honorarios o centros españoles o de diferentes comunidades autónomas tratando de acercar lo más posible los lugares de depósito de voto al ciudadano”, señala Rodríguez Miranda.

El responsable de Emigración del PP subraya que ahora el Gobierno tiene “una responsabilidad muy importante y hay que hacer un seguimiento”. Una vez aprobada la reforma “vamos a estar muy pendientes de cómo el Gobierno desarrolla esta Ley porque esta Ley incluye unos mandatos al Gobierno con una serie de plazos para cumplir para ser efectiva”.

“El Gobierno –dice– también tiene que establecer quién va a estar presente en esos lugares de votación porque la Ley dice que tiene que haber un funcionario de la Administración española allí presente como garante de ese proceso”.

Incremento de participación

Miranda cree que los ciudadanos del exterior “van a ver que su país está pendiente de ellos y por tanto también deben responder de la misma manera. Su país les está diciendo corregimos una situación que no era deseable, ahora tenéis un mecanismo que se parece lo más posible a la forma de votar en el territorio nacional y yo sé que van a responder con un incremento importante de participación”.

En todo caso, el responsable de Emigración del PP explica que “va a ser muy difícil llegar a los grados de participación de antes de la creación del voto rogado porque el censo de aquellas elecciones era un censo inferior al que tenemos en la actualidad. Ahora el censo se multiplicó y la tipología de las personas que se incorporaron a ese censo ya nacieron en el exterior. De los españoles que están en el exterior entre el 70 y 80% ya nacieron en los países en los que viven, por lo tanto, en las nuevas generaciones el grado de vinculación y arraigo no es tan importante como en aquellas personas que nacieron en España y se marcharon. En Galicia nos damos perfectamente cuenta de eso, a pesar de que Galicia es de las comunidades que más trabaja para ese vínculo”.

Miranda asegura que la participación desde el exterior podría “ser cercana al 20%, lo que sería un número ya relevante. De todos modos, tenemos que ir viendo cómo evoluciona porque va a ser muy importante cómo se desarrolle la Ley”.

En todo caso, explica, “creemos que sí se va a producir un incremento porque en todas las elecciones hay un desfase importante entre el número de solicitudes y el número final de votos emitidos”, lo que quiere decir que muchas personas tienen interés en votar, pero las diferentes trabas se lo impiden.

Rodríguez Miranda sitúa la participación electoral desde el exterior en el 20%, tras la supresión del voto rogado