El padre Javier Duplá: “En esta sociedad nos hacen falta muchos José Gregorios”

Con motivo de celebrarse 150 años del nacimiento del doctor José Gregorio Hernández Cisneros, continúan las actividades sobre la vida y obra del Venerable, en los que prevalece constantemente que fue un médico, científico y cristiano ejemplar comprometido con los más necesitados, tal y como lo señaló el rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el padre Francisco José Virtuoso Arrieta, en la apertura del foro ‘José Gregorio Hernández. Reto y Esperanza a 150 años de su nacimiento’, que se realizó en el Auditorio 1 del Centro Cultural de esta casa de estudio.

El padre Javier Duplá: “En esta sociedad nos hacen falta muchos José Gregorios”
JAVIER DUPLÁ BERNAL SOBRE JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ
Monseñor Fernando Castro Aguayo, Rafael Muci-Mendoza, Rafael Ángel Espinosa Aguaida y el padre Javier Duplá.

Con motivo de celebrarse 150 años del nacimiento del doctor José Gregorio Hernández Cisneros, continúan las actividades sobre la vida y obra del Venerable, en los que prevalece constantemente que fue un médico, científico y cristiano ejemplar comprometido con los más necesitados, tal y como lo señaló el rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), el padre Francisco José Virtuoso Arrieta, en la apertura del foro ‘José Gregorio Hernández. Reto y Esperanza a 150 años de su nacimiento’, que se realizó en el Auditorio 1 del Centro Cultural de esta casa de estudio.
Virtuoso Arrieta aseguró durante su intervención que en el siglo XIX Venezuela comenzó a abrirse a la modernidad, sin embargo, la fe y la ciencia eran dos conceptos separados. “El hombre de fe no podía ser un hombre de ciencia y el hombre de ciencia no podía ser un hombre de fe”, precisó.
En este sentido, la máxima autoridad de la UCAB señaló que para la época eran irreconciliables los conceptos de fe y ciencia, pero José Gregorio “aparece como el hombre eminente científico, profesor universitario, eminentemente culto y a la vez un hombre profundamente de fe”. Por tal motivo, agregó, para la UCAB es importante poner de manifiesto que desde la vocación científica, universitaria, el compromiso cristiano y teniendo amor en lo que se hace se tendrá una mejor sociedad.
Desde el aspecto religioso continuó la ponencia el sacerdote jesuita, especialista en educación, profesor de la UCAB desde hace tres décadas, el zaragozano padre Javier Duplá Bernal (capellán de la Agrupación Aragonesa de Venezuela) con la presentación titulada ‘José Gregorio Hernández y la respuesta religiosa a su tiempo’, en la cual explicó varios ejemplos que evidencian la magnitud del corazón del doctor Hernández. Dijo: “Él unió su vida a la fe y tenía sentido cristiano. Fue una persona que no le cobraba las consultas a los pobres y hasta le compraba los remedios”.
Afirmó que el Venerable fue un hombre compasivo y generoso, que vivió adelantado a su tiempo. “Hernández vivió su profesión guiado por el espíritu evangélico, contribuyendo a que muchos descubrieran a Cristo. Desde que estaba en vida lo consideraban Santo sus contemporáneos, un Santo de hoy, diríamos ahora, de los que le pedimos a Dios hayan muchos en esta sociedad porque nos hacen falta muchos José Gregorios”, resaltó Duplá Bernal.
Para hablar de la etapa científica y universitaria del doctor Hernández, este foro contó con la presencia del doctor Rafael Muci-Mendoza, expresidente de la Academia Nacional de Medicina, quien inició destacando que José Gregorio “fue un médico de primera, que además hablaba inglés, francés y alemán”.
De la trayectoria del doctor Hernández Cisneros, destacó Muci-Mendoza que este trujillano fue enviado a París por el gobierno de la época, con la intención de que hiciera carrera universitaria y trajera a Venezuela equipos para los laboratorios del Hospital Vargas. José Gregorio estuvo desde 1889 a 1891 en Francia estudiando microscopia, histología y bacteriología. Uno de los maestros de José Gregorio Mathías Duval manifestaba en sus escritos el orgullo de haber sido parte de la formación como médico del doctor Hernández, indicó Muci-Mendoza.
Recordó que en 1904 Hernández ingresó como miembro fundador de la Academia de Medicina de Venezuela, ocupando el sillón número 28 y que ya para 1891 fundó los estudios experimentales de forma científica. “Su labor docente la desarrolló con base a lecciones explicativas con observación a los fenómenos vitales, experimentación sistematizada, prácticas de vivisección y pruebas de laboratorio”.
Al mismo tiempo, precisó que la obra cumbre del doctor Hernández Cisneros en el campo científico la constituyó su labor docente, caracterizada por su ética profesional y vocación social. “Es entonces donde comienza la enorme y fecunda trayectoria del médico, sabiendo ser a la vez investigador, profesor, científico, filósofo, artista y un hombre intachable dispuesto a ayudar al prójimo”, concluyó Muci-Mendoza.
Finalmente, el foro ‘José Gregorio Hernández. Reto y Esperanza a 150 años de su nacimiento’ lo concluyó monseñor Fernando Castro Aguayo, obispo auxiliar de Caracas y vicepostulador de la Causa de beatificación del doctor José Gregorio Hernández Cisneros. En sus palabras de cierre, explicó a los presentes los tres objetivos principales de la Comisión: dar a conocer la vida del doctor José Gregorio Hernández como cristiano y ciudadano ejemplar; obtener el mayor número de testimonios de posibles milagros para su estudio y crear el clima de oración para rogar insistentemente al Señor la gracia de su beatificación.
Además, Castro Aguato informó de que existen muchas iniciativas que se están llevando a cabo para dar a conocer la vida honorable del doctor Hernández Cisneros, a la vez que consideró que el dedo de Dios se manifestará para que José Gregorio llegue a los altares. Por esta razón insistió en la oración en familia y comunidad, y en recordar que la causa dispuso un correo electrónico ([email protected]) para que toda persona que haya recibido un posible milagro de Dios a través de la intercesión del doctor Hernández lo escriba y lo envíe a esa dirección, pues asegura que todos los testimonios son evaluados por la Comisión.

El padre Javier Duplá: “En esta sociedad nos hacen falta muchos José Gregorios”