Dificultades para acceder a la pensión alemana

Ya en la sesión del sábado, el asesor socio-jurídico José Alberto Haro-Ibañez, explicó que desde 2009 en Alemania es obligatorio haber cotizado al menos el 90 por ciento de los últimos 10 años en el seguro obligatorio para tener derecho a la pensión. Sin ese requisito, no es posible acceder a esta prestación tras la jubilación.  La legislación alemana permite que los cónyuges que no hayan trabajado, se puedan beneficiar de la cotización que han hecho junto con sus familiares, igual que si fuera una cotización propia.

Dificultades para acceder a la pensión alemana
I Seminario Adentro 2022 Taller sobre Seguridad Social
Un momento del seminario sobre Seguridad Social.

Ya en la sesión del sábado, el asesor socio-jurídico José Alberto Haro-Ibañez, explicó que desde 2009 en Alemania es obligatorio haber cotizado al menos el 90 por ciento de los últimos 10 años en el seguro obligatorio para tener derecho a la pensión. Sin ese requisito, no es posible acceder a esta prestación tras la jubilación.  La legislación alemana permite que los cónyuges que no hayan trabajado, se puedan beneficiar de la cotización que han hecho junto con sus familiares, igual que si fuera una cotización propia.

Por otra parte, el sistema germano garantiza siempre la cobertura asistencial de los hijos hasta los 18 años, y en algún caso, hasta los 25. Incluso, los hijos con algún tipo de discapacidad –física o psíquica– pueden estar cubiertos de forma vitalicia. Además, los enfermos crónicos tienen posibilidad de liberarse del copago farmacéutico, a través de un bono de 120 euros anuales.

Sin embargo, en casos de divorcio, de uniones de hecho, tanto registradas como no registradas, y parejas homosexuales, existe mucha casuística que requiere de un buen conocimiento de la legislación para poder beneficiarse de las prestaciones a las que pudieran tener derecho.

Por su parte, el sociólogo y gerontólogo José María Villar dirigió un grupo dedicado a profundizar en qué es, y cómo debe ser un animador sociocultural y los procesos de dinámicas grupales, destacando que el envejecimiento activo está recogido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como una medida para prevenir enfermedades físicas y mentales y abogó por un envejecimiento “no sólo activo, sino también reivindicativo”. En este contexto, apuntó al animador como un “estimulador de la participación de todo el grupo”.

Daniel Gil Abascal trabajó con un grupo presencial en los caminos para motivar a las personas mayores a interesarse por la salud, el movimiento y el deporte. En la sesión vespertina habló de cómo conseguir envejecer con resiliencia, es decir, sacando el lado bueno de las cosas y reponiéndose a lo malo. En este sentido, señaló que esta no sólo es una tarea de la persona mayor, sino también de su entorno, que debe de comprender cómo se ve y qué puede aportar una persona mayor.

Marí Carmen Salinas puso sobre la mesa la importancia del contacto físico para las personas mayores. En este contexto recordó que, aunque puedan parecer más importante otros sentidos, el tacto es indispensable para el desarrollo del cerebro y aunque este sentido ha sido subestimado durante mucho tiempo, resulta indudable el papel que desempeña en nuestro bienestar físico y emocional y las consecuencias que puede tener su ausencia.

Tocar y ser tocados no solo es sano –indicó Salinas–, sino que resulta imprescindible para el desarrollo psicobiológico de los humanos y los animales. El tacto además libera la hormona oxitocina que favorece la salud y tiene efectos calmantes e influye también en las reacciones inmunitarias del organismo.

Dificultades para acceder a la pensión alemana