“Les debemos que tengan la misma posibilidad de participar”, dijo el ministro

Borrell lamenta que la supresión del voto rogado no se aplique ya el 28-A: “Era una reforma sensata y positiva”

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, ha lamentado que la reforma de la Ley Electoral para acabar con el voto rogado de los españoles en el exterior no vaya a ver la luz esta legislatura y no sea efectiva para las próximas convocatorias electorales, como los comicios generales del 28 de abril (28-A). “Era una reforma sensata, positiva y constructiva”, ha afirmado el ministro.

Borrell lamenta que la supresión del voto rogado no se aplique ya el 28-A: “Era una reforma sensata y positiva”

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, ha lamentado que la reforma de la Ley Electoral para acabar con el voto rogado de los españoles en el exterior no vaya a ver la luz esta legislatura y no sea efectiva para las próximas convocatorias electorales, como los comicios generales del 28 de abril (28-A).

“Era una reforma sensata, positiva y constructiva que hubiera permitido volver a las tasas de participación que había antes. No parece que se haya conseguido acuerdo, lo que ha hecho que no se pueda tramitar en tiempo y forma, por lo que no será de aplicación en las próximas elecciones”, ha afirmado el ministro.

Así lo ha manifestado durante el Pleno del Senado, en respuesta al senador del PSOE Antidio Fagundez, quien le ha preguntado si el Gobierno considera necesario suprimir el voto rogado que se exige desde 2011 a los españoles residentes en el extranjero. Esto les obliga a solicitar previamente el voto en cada convocatoria de elecciones generales, autonómicas y europeas.

Borrell ha incidido en que este sistema ha provocado sucesivas caídas de la participación de los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) en las últimas citas electorales. En concreto, ha recordado que los últimos niveles de participación se han situado “en el 4,7% y el 6,4% del censo”, “cuando antes era del 32%”. “Caer así no se puede considerar un éxito”, ha remarcado.

Por ello, ha defendido la necesidad de modificar la Ley Electoral para “conseguir que los españoles residentes en el extranjero puedan participar efectivamente en las elecciones”, aunque ha admitido que no podrá hacerse efectiva para las próximas convocatorias electorales.

“Pero eso no quiere decir que no tengamos que seguir trabajando para que en próximas tengamos una norma que lo facilite”, ha subrayado, haciendo hincapié en el “aumento” del número de españoles que residen fuera. “Les debemos que tengan la misma posibilidad de participar en la voluntad de votar que los que residimos en España”, ha sentenciado.

Por su parte, el senador socialista ha destacado las “trabas” que el voto rogado pone a los españoles residentes en el exterior, a los que se “impide ejercer” su derecho al voto. “El PSOE, junto con el Gobierno, ha querido suprimirlo, pero, otra vez más, el PP ha estado bloqueando la modificación y juntos con sus socios de la derecha ha impedido que vea la luz”, ha lamentado.

Precisamente este martes el PSOE en el Congreso ha decidido someter a debate en el último Pleno de la Cámara baja de la legislatura la proposición de ley acordada con Unidos Podemos para suprimir el voto rogado a pesar de que, pase lo que pase en la votación, la reforma ya no podrá prosperar porque las Cortes se disolverán a la semana siguiente, el 5 de marzo, por el adelanto de las elecciones generales.

Borrell lamenta que la supresión del voto rogado no se aplique ya el 28-A: “Era una reforma sensata y positiva”