La ministro asistió a la presentación del libro ‘Pensiones. Una reforma medular’

Báñez anuncia que la edad real de jubilación se sitúa en los 64,3 años tras la reforma de la jubilación anticipada

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, anunció que la edad real de jubilación se ha incrementado hasta los 64,3 años, desde los 63,9 de 2012, a consecuencia del incremento de la edad legal aprobada en 2011 y en especial de la reforma aprobada en marzo de 2013 de la jubilación anticipada y parcial.

Báñez anuncia que la edad real de jubilación se sitúa en los 64,3 años tras la reforma de la jubilación anticipada
Bañez-jubilaciones1
Fátima Báñez, durante la presentación del libro.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, anunció que la edad real de jubilación se ha incrementado hasta los 64,3 años, desde los 63,9 de 2012, a consecuencia del incremento de la edad legal aprobada en 2011 y en especial de la reforma aprobada en marzo de 2013 de la jubilación anticipada y parcial.

La ministra señaló que en el último año se han reducido el 6,5% las jubilaciones anticipadas. Asimismo, el número de trabajadores que se jubilaron a la edad legal, sin anticipar su acceso a la pensión, ha aumentado en este periodo un 10,3%.

Durante la presentación del libro ‘Pensiones. Una reforma medular’, dirigido por José Antonio Herce, en el Círculo de Empresarios, Báñez informó también de que 9.094 personas compatibilizan trabajo y pensión –de los cuales 7.517 son trabajadores autónomos, el 83%– como resultado también de las medidas adoptadas para incentivar el alargamiento de la vida laboral.

En su intervención, la titular de Empleo y Seguridad Social subrayó que en España se ha apostado, con un alto grado de consenso, por un modelo “público, de reparto, de equidad y contributividad”, basado en la solidaridad intergeneracional: “solidaridad entre personas de una misma generación y entre personas de sucesivas generaciones”.

Adecuación de la cotización y transparencia

Fátima Báñez recordó que España se enfrenta a un importante desafío demográfico que no es coyuntural sino estructural. Con este horizonte, el Gobierno ha emprendido un conjunto de medidas, por el lado de los ingresos y los gastos: la separación de las fuentes de financiación, la equiparación de contribución entre los distintos regímenes, la lucha contra el fraude y, especialmente, la introducción del factor de sostenibilidad y las nuevas reglas de revalorización de las pensiones.

En la misma línea, la ministra se refirió a la ampliación de los conceptos retributivos sujetos a cotización, que acerca la regulación de la Seguridad Social a la fiscal. Así, ha destacado que se trata de una medida “con la que ganan todos”.

Los trabajadores, sobre todo aquellos con salarios medios y bajos, porque al cotizar por todo su salario tendrán mayores prestaciones presentes y futuras; las empresas, porque la transparencia retributiva favorece la competencia en el mercado. Y también la Seguridad Social, porque medidas como ésta garantizan la sostenibilidad del sistema.

Báñez destacó el valor de la transparencia y la eficacia de la comunicación como una necesidad en la relación de los ciudadanos con la Seguridad Social. En este marco ha situado la iniciativa de enviar a los trabajadores mayores de 50 años una previsión de la pensión a la que tendrán derecho. Se trata de una medida de gran complejidad técnica pero que reforzará “la responsabilidad y el compromiso con el sistema” de los ciudadanos.

Por último, la ministra revalorizó el debate público y el consenso como contribución a la “permanente reinvención de la Seguridad Social”.

Báñez anuncia que la edad real de jubilación se sitúa en los 64,3 años tras la reforma de la jubilación anticipada