CON EL CIERRE DEL CONSULADO EN HANNOVER DESAPARECE LA DEMARCACIÓN CONSULAR DE BAJA SAJONIA

En Alemania no se ha presentado ninguna lista a las elecciones del CRE en señal de protesta

En Alemania no se ha presentado ninguna lista a las pasadas elecciones del Consejo de Residentes Españoles (CRE). Nunca fue fácil la formación de estos órganos consultivos, sin capacidad decisoria, de cuya legitimación muchos dudan por la participación mínima de votantes en las elecciones de los mismos. Para unos son una institución superflua, para otros en cambio, un cauce útil para acercar a la Administración las necesidades de los españoles emigrados, sus inquietudes y reivindicaciones y para recibir información de ella.
En Alemania no se ha presentado ninguna lista a las elecciones del CRE en señal de protesta

En Alemania no se ha presentado ninguna lista a las pasadas elecciones del Consejo de Residentes Españoles (CRE). Nunca fue fácil la formación de estos órganos consultivos, sin capacidad decisoria, de cuya legitimación muchos dudan por la participación mínima de votantes en las elecciones de los mismos. Para unos son una institución superflua, para otros en cambio, un cauce útil para acercar a la Administración las necesidades de los españoles emigrados, sus inquietudes y reivindicaciones y para recibir información de ella. Sea como fuere, de momento en este país los CRE ya no existen. Los Consejos de Baviera y Hamburgo perdieron su legitimación al no presentarse a votación y, hasta nueva convocatoria, que podrá hacerse pasados seis meses según la normativa vigente, los españoles residentes en la República Federal no podrán contar, de momento, con este órgano asesor. En el caso de Hannover, al no haber Consulado no hay CRE, aunque podrán presentar una lista a elección en Hamburgo, en próximas convocatorias.
El esfuerzo de los consejeros ahora destituidos por renovar los CRE y promover la formación de otros nuevos en las demarcaciones de Frankfurt, Düsseldorf, Stuttgart y Berlín, fue en vano. Y no fue por falta de candidatos, pues según informa el consejero general de la Ciudadanía Española en el Exterior por Alemania, Antonio Fernández, en Baviera, por ejemplo, habría dos listas, que no se presentaron a elección en señal de protesta por la reforma de la Loreg, porque no se cumplen los artículos del Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior y porque creen que el Consejo General no defendió los derechos de los españoles emigrados como tendría que haberlo hecho.


La situación en Hannover
Con el cierre del Consulado en Hannover desaparece la demarcación consular de Baja Sajonia, que se fusiona con la de Hamburgo. Juan José Couñago, ahora expresidente del CRE de dicha demarcación, se queja del procedimiento del cierre y del tratamiento que se les ha dado en su función de consejeros, manteniéndolos al margen del proceso a pesar de su reconocimiento legal como asesores del jefe de la oficina consular. “No nos han tenido en cuenta para nada”, dice.
Couñago recuerda que este año mantuvieron una reunión con el cónsul general de España en Hamburgo, Joaquín Pérez-Villanueva, para tratar del tema y exponer la necesidad de que se mantuviera una pequeña oficina consular en Hannover. Posteriormente a ese encuentro, el cónsul le comunicaba en una carta sellada el 11 de abril de 2011, que el cierre del Consulado era consecuencia de la política anticrisis, que obligaba a hacer las “necesarias reducciones de gasto público”. Sería intención del Gobierno mantener en Hannover, junto a la Oficina Laboral que permanecerá abierta, una oficina de enlace para tramitar documentos, con lo que se reducirían las molestias de los residentes en esa demarcación, lo que no pudo confirmar ahora ante la decisión de Exteriores.
Pérez-Villanueva le agradecía en dicha carta “sus gestiones y su esfuerzo por resaltar los intereses de la colonia española en Baja Sajonia”, así como por sus propuestas para “minimizar el impacto del cierre”. Le comunicaba también que, “siendo inminente la clausura del Consulado de Hannover”, no habría sido posible habilitar un presupuesto para los gastos de ese CRE, correspondientes a 2011. Más noticias no ha tenido desde entonces, ni él ni ninguno de los demás consejeros. Incluso un par de días antes de que el BOE publicara el cierre definitivo del Consulado, el 30 de junio pasado, a la hora de comunicárselo a la colonia se habría elegido el Centro de Día de los españoles mayores de la ciudad, lugar al que Couñago asistió sin haber sido invitado, porque quería escuchar el mensaje de Madrid que les traía el mismo embajador de España. Ahora espera que, por lo menos, puedan recuperar los gastos del CRE del primer trimestre del año.


Desde Holanda hasta Polonia
Al cónsul general de España en Hamburgo no le va a resultar fácil atender a todos los españoles de su demarcación, que con el cierre en Hannover abarca una extensión que va desde la frontera de Holanda hasta la de Polonia, con unos veinte mil ciudadanos españoles registrados, tendencia ascendente, pues muchos jóvenes que no tenían la nacionalidad española, sobre todo hijos de matrimonios mixtos, de padre o madre españoles, están mostrando un gran interés por obtenerla o recuperarla. “El censo está aumentando en nuestros Consulados”, dice Pérez-Villanueva, lo que atribuye también a la afluencia de jóvenes españoles especializados en altas tecnologías, que aprovechan la oferta alemana para buscar empleo y adquirir experiencia profesional en este país. Para paliar la situación se estaría pensando en la posibilidad de crear consulados honorarios en el futuro, para descargar un poco el trabajo de la oficina de Hamburgo.
El desinterés por los CRE en Alemania lo atribuye el cónsul a que las segundas generaciones de españoles se sienten integradas aquí y están cada vez “más desconectadas” de la comunidad española, lo que por un lado sería una lástima, aunque por otro, “por su propia estabilidad es mejor que se integren”, reconoce.
De “completamente injusta” califica la opinión de algunos, de que los Consejos de Residentes no sirvan para nada, pues habrían obtenido grandes logros en favor de la colonia española en este país, en materia de educación y de derechos civiles y laborales.
Un problema tendrían los CRE y sería que no se dan bastante a conocer; los Consulados convocan las elecciones, “es una facultad, no una obligación”, subraya, pero el promocionarse como CRE sería incumbencia de los propios candidatos.
La realidad es que en las últimas elecciones en Hamburgo se enviaron cartas personalizadas a los votantes, una reivindicación de su presidente entonces, Ramón Polanco, que creía que la baja participación electoral se debía a que la mayoría, si no iban por el Consulado o por las asociaciones de españoles y veían la convocatoria en el tablón de anuncios, no se enteraban. El resultado fue casi nulo y a pesar de enviar en las cartas todo preparado para que la votación resultara lo más fácil posible, el número de votantes con relación a la votación anterior no aumentó de forma considerable.

En Alemania no se ha presentado ninguna lista a las elecciones del CRE en señal de protesta