Tineo le dedicó una calle por unir “el nombre de Tineo a los valores de la generosidad y la solidaridad”

Tineo le dedicó una calle por unir “el nombre de Tineo a los valores de la generosidad y la solidaridad”
Begoña_Alcalde_Venancio_PazFedzFelgueroso
Venancio Blanco, junto a José Ramón Feito, Begoña Serrano y Paz Fernández Felgueroso, durante la inauguración de su calle en Tineo.

El 17 de agosto de 2012, el alcalde de Tineo, José Ramón Feito, y el presidente del Club Tinetense Residencia Asturiana de Buenos Aires, Venancio Blanco Andrés, inauguraron la calle que la sesión del pleno municipal de mayo acordó dedicar a este último en reconocimiento por su labor desde los años 80 a favor de los emigrantes asturianos más desprotegidos, ancianos y discapacitados que no disponían de atención sociosanitaria en Argentina, así como a la revitalización del  Club Tinetense de Buenos Aires, fundado en 1932 y que Venancio presidía desde 1985.

Al acto asistieron, entre otros, la directora general de Emigración, Begoña Serrano; la presidenta del Consejo de Comunidades Asturianas, Paz Fernández Felgueroso; el expresidente del Consejo de Comunidades Manuel Fernández de la Cera, el presidente del Centro Asturiano de Rosario (Argentina), Horacio Castaño, y los diputados autonómicos Marcelino Marcos Líndez y Matías Rodríguez Feito.

Durante su intervención, el alcalde de Tineo, José Ramón Feito, destacó que con esta calle “queremos que el ejemplo de Venancio Blanco Andrés esté presente entre los tinetenses, porque su labor ha unido el nombre de Tineo a los valores de la generosidad, la solidaridad y la atención a los emigrantes ancianos y discapacitados; a muchas personas mayores, muchos asturianos, que la labor de la Residencia Asturiana evita que estén desamparados en Argentina”.

Nacido en La Riera (Cangas de Onís) en 1927, y residente en Buenos Aires desde 1958, se volcó a principios de los años 80 en la defensa de los emigrantes asturianos más desprotegidos, ancianos y discapacitados que no disponían de atención sociosanitaria. Fue el principal impulsor de la residencia asturiana, institución de origen mutualista surgida en 1983 dentro del Club Tinetense de Buenos Aires.

Tineo le dedicó una calle por unir “el nombre de Tineo a los valores de la generosidad y la solidaridad”