Rodolfo Hamawi, director nacional de Industrias Culturales de Argentina

“Las industrias culturales son un factor dinámico para el desarrollo estratégico”

El Mercado de las Industrias Culturales del Sur (MICSUR) es un hecho inédito en Sudamérica. Es el primer encuentro de productores de las Industrias Culturales (IC) de 10 países del continente, reunidos entre el 15 y el 18 de mayo en la ciudad de Mar del Plata (provincia de Buenos Aires).

“Las industrias culturales son un factor dinámico para el desarrollo estratégico”
17.Hamawi II
Rodolfo Hamawi, en su despacho.

El Mercado de las Industrias Culturales del Sur (MICSUR) es un hecho inédito en Sudamérica. Es el primer encuentro de productores de las Industrias Culturales (IC) de 10 países del continente, reunidos entre el 15 y el 18 de mayo en la ciudad de Mar del Plata (provincia de Buenos Aires) para acercar las producciones culturales de bienes y servicios en la región, trabajar en rondas de negocios con compradores y vendedores de los 10 países participantes y analizar en foros la problemática de las IC y sus escenarios futuros, la distribución y la difusión de estos productos.

Micsur busca también abrir un espacio para que los productores sudamericanos puedan ofrecer su producción a compradores extraregión que en un número cercano a los 100 participan desde Europa, Norteamérica  y de Asia.
Pregunta. ¿Qué puede aportar el Micsur a los países de la región?
Respuesta. Para nosotros es fundamental esta experiencia porque en la región hay una característica y es que somos grandes importadores de bienes y servicios extraregionales y pequeños exportadores entre nosotros. Hay una enorme carencia en el conocimiento y la difusión de lo que producen los países vecinos y estos encuentros pensamos que nos van a permitir romper un cerco hecho a partir de años y años donde se miraba más a Europa y Norteamérica para pensarse culturalmente que a quienes teníamos más cerca.
P. ¿Este encuentro está pensado para que tenga continuidad? ¿Cuál será?
R. El Micsur está pensado con un formato bienal. Cada dos años se celebraría en un país distinto de la región e intentamos, con el tiempo, ir incorporando al resto de países de Latinoamérica. Si no lo hicimos en esta edición fue solamente por una cuestión operativa. Pero es tan importante que de acá a dos años haya otra versión de este encuentro, como que en el tiempo que transcurre entre el primero y el segundo Micsur podamos avanzar en intercambios de productores y en ir afinando formas que faciliten las importaciones y exportaciones de pymes culturales.
En el caso particular de la experiencia que hemos hecho en Galicia con la celebración de MICAtlántica es importante que podamos también abrir espacios de participación con productores de otras regiones siempre con la intención de establecer intercambios equitativos y de beneficio mutuo, porque entendemos que Latinoamérica tiene que tener una mirada local pero con un espíritu universal.
P. ¿Por qué se logra recién ahora un encuentro regional?
R. Este encuentro es hijo de un proceso político que se viene desarrollando en Latinoamérica. En los 90 hubiera sido impensable, dado que en la mayoría de los países de la región había gobiernos de signo neoliberal que tenían como objetivo lograr acuerdos unilaterales con los países llamados del primer mundo.
A partir del siglo XXI, el continente comienza a tener gobiernos que se piensan con un destino regional. Se incentiva el Mercosur, se crean el Unasur y la Celac y nos parece que Micsur viene a cubrir en la agenda de integración regional el área de la cultura. Un área tan necesaria desde el punto de vista económico como simbólico, en el marco de un proceso mayor de integración.
P. Desde su punto de vista, ¿qué dejó la experiencia de los 90 y en qué se diferencia del rumbo actual?
R. La política de los 90 llevó al estallido de las economías de todos los países de la región. Se llevaron al extremo los niveles de pobreza, de indigencia y de endeudamiento que nuestros países tuvieron que afrontar y revertir a partir del año 2000, 2003. Fue una política dictada desde afuera y defendiendo los intereses de afuera.
A partir de los gobiernos democráticos y populares que se han instalado en el continente es claro cómo se está revirtiendo esta tendencia con la incorporación masiva al empleo, el rescate masivo también de los mercados internos de los países y el crecimiento económico que prima en la región, a diferencia de lo que está pasando en Europa. Este crecimiento hace que áreas que seguramente no fueron pensadas como potenciales de desarrollo estratégico hoy sean como un factor muy dinámico y a tener en cuenta.
P. ¿De qué manera repercuten en la vida de la gente iniciativas de este tipo?
R. Acabamos de terminar de hacer una encuesta de alcance nacional de consumos culturales en la Argentina donde aparece que hay una clara disposición a vivir cultura. En este caso hay datos muy interesantes, por ejemplo, ligados a la música, donde casi el 98% de los argentinos escucha música a diario o semanalmente y al crecimiento del consumo de libros ya que se lee, en promedio, 3,9 libros por año por habitante.
Doy estos datos no porque pensemos que solamente sean esos datos los relevantes, pero reflejan que cada vez hay más producción y cada vez hay más acceso a los bienes culturales en esta década. La industria editorial está en un nuevo récord, el año pasado se produjeron casi 30 mil títulos y más de 95 millones de ejemplares. Eso también se refleja en áreas como el cine nacional que también está batiendo récords de producción. Y todo esto repercute en el cotidiano en una oferta cada vez más abierta y en una oferta laboral para jóvenes que ingresan en el mundo laboral del as industrias culturales.
P. ¿Tiene una estimación de la incidencia de las IC argentinas en la creación de empleos en el país?
R. Hoy contribuyen en el 2% del empleo en Argentina de manera directa, cerca de 300 mil personas trabajan en las IC.
P. ¿Y de la incidencia en el Producto Bruto Interno del país?
R. Aportan el 3,8% de la riqueza del país, esto es 3 veces más de lo que aporta la minería.
P. ¿Para el año que viene se realizaría una nueva edición del MICAtlántica en Galicia?
R. Sí, vamos a reunirnos ahora en Mar del Plata con autoridades que vienen de la Xunta de Galicia y comenzaremos a delinear este posible nuevo encuentro el año próximo.
Es interesante que durante estos cuatro días en Mar del Plata, una noche estará dedicada a la música gallega y eso es consecuencia directa del MICAtlántica que se realizó en Galicia a finales del año pasado. También tengo entendido que empresarios argentinos –que estuvieron en Galicia con nosotros– están armando un concierto con músicos que contactaron allá. Son resultados graduales, que se dan a lo largo de mucho tiempo, pero que, evidentemente, están funcionando.

“Las industrias culturales son un factor dinámico para el desarrollo estratégico”