SU PRESIDENTA, ALINA ARTíMEZ, DICE QUE TIENEN “DERECHO MORAL” Y QUE HAY QUE DEJAR A UN LADO LA “JUSTIFICACIóN LEGAL”

La colectividad asturiana en Guantánamo pide su inclusión en la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba

La presidenta de la Colectividad Principado de Asturias en Guantánamo, Alina Artímez Romero, pide la inclusión de este colectivo en la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba (FACC). Actualmente, explica “se nos excluye” y “jamás desde esa Federación se ha agenciado y reconocido nuestro trabajo e inclusión en la misma”.

La colectividad asturiana en Guantánamo pide su inclusión en la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba
SONY DSC
Desfile en representacion de España en la Fiesta a la Guantanamera.

La presidenta de la Colectividad Principado de Asturias en Guantánamo, Alina Artímez Romero, pide la inclusión de este colectivo en la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba (FACC). Actualmente, explica “se nos excluye” y “jamás desde esa Federación se ha agenciado y reconocido nuestro trabajo e inclusión en la misma”. “Si la asociación canaria es una sola a través de toda la isla, con el merecido reconocimiento individual, de apoyo, en condiciones de igualdad real, y también la balear y la gallega, ¿por qué la Federación de Asociaciones Asturianas de La Habana no incluye a Guantánamo como parte de la misma y así se puede llamar con moral, que es más apremiante que lo legal, Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba?”, se pregunta Artímez.

Desde Guantánamo, la presidenta de la Colectividad Principado de Asturias explica que “por encima de cualquier justificación pueril legal” está el derecho “moral” de pertenecer a la Federación.

La presidenta de la Colectividad explica que el “férreo control ahoga y limita la creatividad y la capacidad de desarrollar la cultura y las relaciones entre los pueblos” y asegura que cuando “las leyes, normas, reglas y procedimientos constituyen una barrera para que algunos se protejan de la diversidad cultural, entonces se hace imprescindible romper con la hipocresía y las indiferencias de quienes tienen en sus manos la posibilidad de facilitar el desarrollo de la cultura de los hijos de los pueblos”.

Fundación en 2003

Alina Artímez recuerda que la fundación de la Colectividad Principado de Asturias en Guantánamo, el 4 de enero de 2003, “marcó un punto de giro en los destinos de un buen número de descendientes de Asturias en esta región cubana”. “Por primera vez, –asegura– muchos vieron muy de cerca la historia y la cultura de la región de las que vinieron sus padres y abuelos; por vez primera fueron capaces de autoafirmarse en una identidad que desde hace muchos años estuvo vedada para ellos”.

Para la presidenta de este colectivo, “la historia, cultura y lengua asturiana han venido a constituir para los miembros de la Colectividad un modo de conocerse, de presentarse y de autoafirmarse como identidad”. “No se trata ya de la descendencia y la cultura española como un tabú en donde aflora el problema de fuerzas antagónicas como las que existieron entre la colonia (Cuba), y la metrópoli (España); se trata hoy de la expresión de unión entre los pueblos, Cuba y España”, explica Artímez, quien recuerda que “la Cultura tiene mucho que ofrecer a la paz, al desarrollo humano, y a la integración entre los pueblos. El desarrollo de la cultura debe ser siempre de oportunidades para todos, sin exclusiones”.

Visitas

La presidenta de la Colectividad también recuerda la visita de Joaquín López Álvarez, director del Museo del Pueblo de Asturias; Luis Miguel Fernández Romero, director de la extinta Agencia Asturiana de la Emigración; José Antonio Ventura, trabajador social de dicha Agencia; y “todos tuvieron ante sus ojos ejemplos positivos de manifestaciones culturales con raíces en Asturias”.

Además, recuerda la visita hace pocos meses de Juan Francisco Montalbán,  embajador de España en Cuba; José Luís Martín-Yagüe, consejero; Gemma García Oliva y Jorge Piquera, miembros de la Oficina Técnica de Cooperación, “a quienes le ofrecimos un disco con el último documental ‘Asturias en Guantánamo”.

También visitó a los asturianos en Guantánamo Pablo Xuan Manzano, miembro de la Academia de la Llingua Asturiana que estuvo un mes en Guantánamo ofreciendo un curso sobre Cultura y Llingua asturiana. “A pesar de las circunstancias adversas de aquellos tiempos, se impuso una vez más el propósito de seguir adelante y hacer realidad el progreso en el conocimiento de la cultura asturiana”, reconoce Artímez.

Reconocimiento

La presidenta también hace un repaso por aquellos que “han hecho explícito el justo reconocimiento de nuestra labor” como Antonio Fidalgo Dopazo, representante del Consejo de Residentes de Españoles (CRE) en Cuba, quien, según recuerda la presidenta, aseguró que muchos “quisieran en La Habana tener los resultados de trabajo que tienen ustedes”.

Además, recordó también el reconocimiento del expresidente Vicente Álvarez Areces cuando en 2009 y por carta felicitó a la Colectividad y “a todas esas nuevas generaciones de asturianos y asturianas, descendientes de los hombres y mujeres que tuvieron que hacer su vida lejos de Asturias y que encontraron en Guantánamo una nueva patria que les brindó una cálida acogida”. Artímez también recuerda que Álvarez Areces les envió una caja de discos “cuyo contenido formó parte de los muchos talleres de asturianía que realizamos y que dieron vida y esperanza para el desarrollo de la cultura”.

La colectividad asturiana en Guantánamo pide su inclusión en la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba