Opinión

BNG: alcaldías modélicas

Ningún partido político en Galicia puede presumir de tan buena gestión económica, ambiental y patrimonial como el Bloque Nacionalista Galego (BNG). Allariz, Pontevedra, Carballo, Carnota, Tomiño, Ribadeo, San Sadurniño y muchas otras alcaldías más son ejemplos de poblaciones sin feísmo arquitectónico, de premios internacionales en conservación y de ciudades y pueblos que tienen como medida a sus habitantes y no las ensoñaciones megalómanas de sus alcaldes y amigos empresarios.
Pero a veces la realidad y la verdad no son suficientes. En democracia no todo es visible. Miles de intereses empresariales y personales están en pugna, en la sombra, para desbancar y afear estas conquistas del pueblo; sus ciudades y sus pueblos rescatados para la gente. Los medios de comunicación participan de esos intereses y cuando los empresarios llegan al poder, mediante la estrafalaria conjunción de disfrazar el interés privado en público, llevan a la práctica una sistemática campaña de acoso y derribo contra estos políticos, en este caso del BNG, que dan testimonio de que la política y su ejercicio pueden ser una práctica decente, honesta y destinada al bien común.
Los medios de comunicación se encargan de equiparar a los buenos con los malos y tratan de crear la falsa imagen de que los buenos no son tan buenos y los malos no son tan malos.
Así, el BNG está cargando una cruz que no le corresponde desde hace mucho tiempo, con el esfuerzo añadido de demostrar constantemente a la ciudadanía que no son como los demás políticos ni como los demás partidos.
Ningún partido tiene la posibilidad de transformar Galicia si no es el BNG desde Galicia. Los otros podrán maquillarlo sólo para sus intereses, a las pruebas me remito. Pregunta, investiga, lee.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca