Opinión

Administrar no es gobernar

Xurxo Martiz | 03 d septiembre d 2012

Los políticos españoles actuales se han convertido en administradores. Es como ir al supermercado y ver al que coloca las cajas en el almacén o en los estantes: administra espacio y tiempo. El primer ministro griego, Antonis Samaras, pidió tiempo a la canciller Angela Merkel y ésta le contestó que no podía dárselo porque eso representaba darle dinero.
Los políticos europeos, llenos de maestrías, posgrados y fanfarrias (sobre todo los jóvenes), se han volcado en el combate no de las ideas, sino de lo que ellos llaman administrar y los tontos gerenciar.
Administrar administra cualquiera, algunos bien, otros mal, otros regular. Quieren convencernos, sobre todo los europeos y sus aprendices iberoamericanos, que la administración de la cosa pública está indisolublemente unida al sentido común y no a la justicia social, a la equidad y a la ética. El presidente español Mariano Rajoy Brey lo repetía en campaña una y otra vez: “Administrar un Estado es como administrar una casa: no se puede gastar más de lo que se tiene”. La “didáctica” y enternecedora imagen del ama de casa, administrando lo poco para dar a los muchos nos viene a la mente. Pero es una imagen falaz. En ninguna casa mandan soldados a Irak, ni masacran poblaciones civiles como en Afgansitán, ni construyen obras faraónicas inútiles para perpetuarse. Tampoco tienen la mala costumbre de obligar a los vecinos a comer, pensar, servir y saquearlos bajo amenaza de masacrarlos si se niegan.
En ninguna casa con un padre alcohólico y jugador, lleno de deudas, se sale a la calle a obligar a la gente a entregar parte de sus salarios en aras del “bien común:”, es decir, sanearle las cuentas al borracho y a la hacienda familiar a costa del dinero de otros.
No hay mucha batalla de ideas que ganar en esta Europa esclerótica. Miran de reojo a “Iberoamérica” y les envidian el don de la palabra y, como diría Silvio Rodríguez: “La sonrisa perfecta” a pesar de no ser ricos ni poder consumir a costa de los demás.
Pero a la clase política española (gobierno y oposición) no le va a pasar nada “que los borre de pronto”, todavía el pueblo no asumió que el padre de sus gobernantes es alcohólico y ludópata, y piensan que todo lo que les quitan va a parar a una escuelita que están a punto de quitarles porque... “hay que administrar los escasos recursos de los que disponemos, bla, bla, bla...”.

Vota esta noticia:
Más acciones:
Otras Opiniones de Xurxo Martiz

Cronicas de la Emigracion en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca