Opinión

La familia Cerqueira, la pesca viguesa y el ‘camino a Terranova’

Isaac Otero | 19 de diciembre de 2016

Mediada la década de 1940, el señor Ventura Cerqueira fue el primer presidente de un ‘Consejo’ que delegaba la gestión de la empresa a cargo de Antonio Armada. En ella entró –en calidad de socio– un miembro de la tercera generación de los Cerqueira: Juan Manuel Cerqueira Urízar, quien a sus diecinueve años iniciaba durante aquella época su aprendizaje en aquella empresa armadora dirigida por su padre, el señor Ventura. Es preciso recordar que la primera gran crisis de las pesquerías de Gran Sol, a juicio del profesor Jesús Giráldez, da comienzo en el año 1948 debido a la “concentración en sus caladeros de pesqueros de toda la Europa Atlántica”.
Ya que ello repercutió muy negativamente en todo el ámbito empresarial de Vigo, una de las soluciones para poder salir de este atolladero en que se encontró el señor Ventura, fue el desplazamiento hacia los ‘bancos’ pesqueros de Terranova. A ellos habían empezado a acudir en primer lugar algunas empresas españolas constituidas para tal objetivo: la guipuzcoana ‘Pysbe’ desde ya antes de la Guerra Civil española, así como las gallegas ‘Pebsa’ y ‘Copiba’, en fecha más reciente. “A esta pesquería del bacalao de Terranova se incorporarían, efecto de la crisis de Gran Sol, a partir de los últimos cuarenta años, muchas empresas armadoras más modestas que aquellas sociedades anónimas; y se incorporarían también muchos inversionistas no sólo de Vigo”, señala Xoán Carmona Badía, profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, en su análisis Los Cerqueira. Cuatro generaciones de fabricantes sobre la playa de Coia.
Así, pues, a este “camino a Terranova” se agregarían en poco tiempo los Cerqueira mediante su participación dentro de la sociedad anónima ‘Pesqueros de Altura’, fundada en Santander en 1946 bajo la denominación de ‘Pesqueros Emfa’, a la cual había trasladado su domicilio a la ciudad de Vigo en 1950, una vez adquirida por un grupo de empresarios de esta población. De suerte que en el consejo de esta sociedad tomaron asiento desde ese instante los hermanos Eraso Mendizábal –de ‘Pesquera Vasco-Gallega’–, Jaime López-Valcárcel, al igual que dos miembros directos de la familia Cerqueira Urízar: Juan Manuel, el primogénito del señor Ventura Cerqueira, quien ya se encontraba algo familiarizado con el “sector pesquero de Altura”, puesto que había representado a la familia dentro del ‘Consejo de Pesqueros Vigo’; y además, el marqués de Leis, José Ramón de Castro, esposo de María Isabel Cerqueira Urízar, quien era asimismo el secretario del ‘Consejo’.
Es necesario constatar que ‘Pesqueros de Altura’ alcanzó a poseer una relevante flota destinada a la “pesca de bacalao al arrastre”, muchos de sus barcos encargados en astilleros vigueses. Recordemos el ‘Urízar’, construido en la empresa ‘Vulcano’. O el ‘Mar de Islandia’, puesto en pie al otro lado de la Ría de Vigo, en la Península de Morrazo, en las instalaciones de ‘Construcciones S.L.’, que en seguida pasaría a ser bien conocido bajo la denominación de ‘Ascón’. De modo que el señor Miguel Eraso Mendizábal ostentaría durante muchos años la gerencia de la empresa, en la cual la familia Cerqueira se mantendría como uno de los accionistas de referencia, sin interferir, no obstante, en su diaria actuación, hasta su venta a la empresa ‘Pescanova’ en 2002.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca