Opinión

Centenario del nacimiento de la cantante chilena Violeta Parra

Isaac Otero | 02 de octubre de 2017

“Ángel Parra, hijo de la cantautora chilena Violeta Parra y reconocido músico, cantante y escritor, falleció ayer sábado, 11 de marzo de 2017 en París, informó la embajada de Chile en la capital francesa”, leíamos en la información proporcionada por las agencias de prensa internacional. Nacido en Valparaíso en 1943, Parra fue, en efecto, “una de las grandes figuras de la diáspora chilena internacional y particularmente de Francia, país donde vivió desde 1976”, según señalaba la legación diplomática en un comunicado. El músico estuvo acompañado por su ahora viuda, Ruth Valentini, y por sus hijos Javiera y Ángel. De la extensa discografía y trayectoria musical sobresale su disco Venceremos, homenaje al expresidente chileno Salvador Allende y editado en 2003, con motivo del 30º aniversario del golpe de Estado. Ángel Parra –plenamente sumergido en el mundo de la investigación y de la creación tanto musical como literaria y artística en general– desde bien pequeño había acompañado a su madre en sus giras y compartido escenario con ella como músico y creador.

En 1965 Parra fue uno de los fundadores de la conocida como “La Peña de los Parra”, en la cual participaron célebres artistas tales como la tucumana Mercedes Sosa, el español Paco Ibáñez o el también chileno Víctor Jara.

Por azares del tiempo, exactamente el mismo año en que Ángel Parra fallece, se cumple el centenario del nacimiento de su madre Violeta en 1917 en San Carlos, Ñuble, al sur de Chile. Hija de un profesor de música y de una campesina, que cursa estudios primarios y un año en la Escuela Normal. “A mi amiga, a mi compañera; a mi hermana. Paz para 1984”. He ahí la dedicatoria que la pintora argentina Adriana Raquel Micheletti estampó para Susana Berta Beguiristain Salina aquel 24 de diciembre de 1983 en la primera página del libro titulado Toda Violeta Parra. Antología presentada por Alfonso Alcalde, Ediciones de la Flor, 4ª edición, Buenos Aires, 1974. Con tapa y diagramación de Carlos Boccardo, las fotografías corresponden a Patricio Guzmán, al Archivo de la Revista Crisis, Miguel Rubio, Revista Vea y Revista Ahora de Santiago de Chile, además de Julio Troncoso Briones.

“Este libro se terminó de imprimir en ‘Grafimundo’, Santiago del Estero, 752, Lanús Oeste, en el mes de Agosto de 1979”, leemos en el colofón de la presente obra que se estructura así: ‘Cronología’, ‘Violeta Parra, de Alfonso Alcalde’, además de los siguientes capítulos: ‘A lo divino’, ‘A lo humano’, ‘Las tonadas’, ‘Los parabienes’, ‘Los esquinazos’, ‘Las cuecas’ y ‘Canciones de Violeta Parra’. En este volumen se presenta una crónica apasionada de la vida de la folklorista chilena, precediendo a la primera recopilación de los textos de sus canciones, por entonces popularizadas, sobre todo, por Mercedes, la ‘Negra Sosa’, y la célebre cantante de la década de 1960 y 1970 Joan Báez. Páginas asimismo ilustradas por sus arpilleras y cuadros, y con fotografías inéditas.

“Entró Violeta Parrón,/ violeteando la guitarra,/ guitarreando el guitarrón,/ entró la Violeta Parra”, evocamos ahora aquellos versos del inmenso poeta chileno Pablo Neruda. “Gracias a la vida que me ha dado tanto…”, cantaba Violeta. Aún resuenan también aquellos versos nerudianos: “Cuando naciste fuiste bautizada/ como Violeta Parra:/ el sacerdote levantó las uvas/ sobre tu vida y dijo:/ ‘Parra eres/ y en vino triste te convertirás”.

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca