Opinión

Bayona de Galicia, la obra de Héctor Barreiro Troncoso

Isaac Otero | 08 de octubre de 2012

Bayona de Galicia. Pasado y presente de la Real Villa histórica, turística y marinera, obra de Héctor Barreiro Troncoso (escrito por su autor, ya fallecido, en Bayona, 1983). Este esplendoroso y documentado volumen fue publicado por la Editorial de la Diputación de Pontevedra, 2012, con diseño y realización a cargo de ‘Táktika Comunicación’, Vigo, 2012, con Imágenes del Archivo de la misma Diputación pontevedresa. “Pretendo en estas páginas hacer una exposición de la vida de la Villa de Bayona –confiesa su propio autor al frente de ‘Mi pensamiento’–, en sus aspectos geográfico, social, histórico, cultural. Haré también una relación de los hechos más importantes que han influido en su historia, cuya grandeza máxima llegó a alcanzar en el siglo XVI y primera mitad del XVII, época que constituye lo que pudiéramos llamar la ‘edad de oro’ de Bayona”.
Nos adentramos en el libro mediante el “nombre del municipio”, la Provincia, el Partido judicial. También la Comarca, la extensión del término municipal, sus límites y situación, junto con sus accidentes naturales y las vías de comunicación, sin olvidar sus distancias quilométricas y habitantes. Héctor Barreiro abraza luego, siquiera de forma esquemática, su ‘Historia’, títulos, escudo y bandera. Se detiene en sus pazos y casas blasonadas. Nos invita a rememorar sus monumentos, puentes, fuentes públicas. Asimismo rinde pleitesía a sus hijos ilustres, instituciones, filatelia, fiestas y romerías. Nos emocionamos delante de sus cruceros y “petos de ánimas” y de sus costumbres populares, de la prensa bayonesa y de sus Corregidores y alcaldes desde 1832, con aquellos antiguos “trajes” vestidos en Bayona.
Si ahora consideramos el apartado que le dedica su autor a los “aspectos económicos”, aprenderemos acerca de las tierras cultivadas y su riqueza forestal, sus cultivos preferentes y censo ganadero, zonas urbana y rural. Igualmente sobre su minería, caza y pesca, así como también el conocimiento de sus ferias y mercados, industrias y gastronomía. Desde la perspectiva religiosa, analiza su jurisdicción y sus edificios, al igual que sus parroquias y patrones, sus ‘santos’ de mayor devoción y sus ‘reliquias’ más veneradas.
Dentro del capítulo de ‘Apéndices’ observamos dos divisiones. En el ‘a’, el Faro de Cabo Silleiro, la Fuente Cristalina, el Bautismo anticipado o Bautismo ‘prenatal’, la ‘Santa Compaña’ y ‘O lobishome’. Correspondientes a la sección ‘b’, figuran el Cancionero popular y los juegos infantiles, los Cantos de Navidad y Reyes, el Refranero popular baionés, además de otros refranes y dichos populares. Finalmente, la selecta bibliografía, así como una breve biografía de su autor.
No pasamos por alto la delectación que experimentamos ante la visión de sus “cartas náuticas” y añejas fotografías de la Villa y el castillo de Monterreal. El “callejero” realizado el 3 de diciembre de 1979. Un dibujo de la época de “Baiona de Galicia” de mediados del siglo XIX. El nombre del municipio: el 27 de julio de 1130 l rey Alfonso VII da a “Erizana” –el vetusto término– el nombre de “Vayona”: “et volumneos ut vocetur ut antea (Erizana), sedim possimus ei nomen VAYONA”. El 7 de mayo de 1201 Alfonso IX de León confirma el nombre de Bayona a Erizana: “…et impono eiden villae de novo nomen Vayona”. Las reminiscencias del antiguo ‘Monte Boi’. El monte de San Roque y la Virgen de la Roca. La carabela ‘Pinta’, en fin, y Martín Alonso Pinzón.

Vota esta noticia:
Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

publicidad

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

publicidad

Hemeroteca