Imprimir

El Centro Galicia de Buenos Aires celebró el 40º aniversario de su fundación junto a más de 500 personas

Mariana Ruiz, Buenos Aires | 02 de agosto de 2019

Los expresidentes José López Pin, Héctor Fernández y Manuel Peleteiro, junto a José Vila Alén, actual dirigente de la institución.

El Centro Galicia de Buenos Aires celebró, el sábado pasado, el 40º aniversario de su fundación con un banquete que reunió en su sede porteña a más de medio millar de invitados. Un nacimiento que surgió a partir de la histórica fusión de los cuatro centros provinciales gallegos –los centros Lucense, Orensano, Pontevedrés y  Coruñés– el 25 de julio de 1979.

El Centro Galicia de Buenos Aires celebró, el sábado pasado, el 40º aniversario de su fundación con un banquete que reunió en su sede porteña a más de medio millar de invitados. Un nacimiento que surgió a partir de la histórica fusión de los cuatro centros provinciales gallegos –los centros Lucense, Orensano, Pontevedrés y  Coruñés– el 25 de julio de 1979.

Durante la celebración, la casa distinguió a sus expresidentes y, por su parte, el diputado porteño Ariel Álvarez entregó al presidente, José Vila Alén, una placa de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que declara de interés cultural las actividades realizadas en el Centro Galicia.

En una breve intervención, el presidente del Centro Galicia declaró que la institución “habrá de sostener el rumbo de sus fundadores, que tiene a Galicia como eje, y la honre transmitiendo su cultura, sello de nuestra identidad en esta noble nación argentina”.

Asimismo, el directivo aseguró que los gallegos emigrados a la Argentina “llevan un ADN pleno de honestidad, trabajo y humildad” y destacó el legado recibido de los fundadores.

“Nos enseñaron a soñar –dijo–, convencidos de que los sueños de hoy habrían de ser la realidad del mañana”. “Nos enseñaron –valoró– a tener rumbo y visión de largo plazo. Y nos dijeron con sabiduría, a la hora de imaginar el futuro, sean innovadores y creativos, a la hora de decidir sean responsables, a la hora de ejecutar sean eficientes”.

Finalmente, Vila destacó en una apretada síntesis los pasos y avances concretados por la institución desde su fundación, valorando el impulso de los directivos en cada momento.

El cónsul general, Javier Gil Catalina, que fue el último orador de la velada, destacó la importancia “de respetar y aplaudir la diversidad de España”. “Debemos estar orgullosos de la riqueza de nuestras tradiciones y costumbres, pero conviene –agregó– estar unidos con nuestros compatriotas”.

“Todos sabemos –ahondó– que la unión hace la fuerza. Por eso, es importante que existan entidades como Fedespa y el Centro Galicia, cuyo cuadragésimo aniversario celebramos hoy”.

Gil Catalina finalizó recordando unas palabras del filósofo colombiano Bernardo Toro: “Un país sano es aquel que es altamente compasivo”.

La importancia de esta celebración se reflejó en la gran cantidad de autoridades y directivos de entidades de la colectividad que acompañaron al Centro Galicia en su aniversario.

Entre otros estuvieron presentes el cónsul general de España en Argentina, Javier Gil Catalina; el cónsul adjunto, Jorge Noval; el consejero de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, José Castro Navas; la presidenta del Consejo de Residentes Españoles de Buenos Aires, María Teresa Michelón Martínez; el presidente de la Federación de Sociedades Españolas de la República Argentina, Benito Blanco; el presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas, Diego Martínez Duro; la presidenta de la Federación de Sociedades Castellanas y Leonesas, Emilce Pastor Arroyo, y el presidente del Centro Gallego de Buenos Aires, Ramón Suárez Álvarez.

De Argentina, cabe destacar que concurrieron el director de Migraciones de la República Argentina, Horacio García; el exministro de Salud argentino, Jorge Lemus; y  el diputado de la legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ariel Álvarez; así como destacadas personalidades del ámbito cultural, como los miembros de la Academia Argentina de Letras José Luis Moure y Antonio Requeni y la escritora de origen gallego María Rosa Lojo.

 

Una trayectoria de cuatro décadas

“Veamos lo hecho”, sintetizó el actual presidente, José Vila Alén, quien recordó cómo durante la presidencia de Darío Lamazares se compró el solar de la sede y el colegio Santiago Apóstol. Nada menos que 4.000 metros cuadrados.

En la presidencia de Avelino Garcia Melle, prosiguió, durante sus tres mandatos, se iniciaron las obras de este conjunto edilicio, avanzando hasta la totalidad de su estructura.

En la presidencia de Manuel Peleteiro, apuntó, se inauguró el Colegio Santiago Apóstol, la obra más trascendente de cara al futuro y hoy una fantástica realidad.

En la presidencia de Rafael Patiño, continuó, se iniciaron obras en varios sectores y se inauguró la piscina climatizada, habiendo superado muy exitosamente la crisis del 2001.

En la presidencia de Héctor Fernández, ahondó, se inauguró el gimnasio Keltia y se cumplió un objetivo importantísimo como fue finalizar esta sede social.

En las gestiones posteriores (en las cuales José Vila Alén estuvo al frente), había llegado la hora del Campo ‘Galicia’ de Olivos, se construyó un modélico pabellón deportivo, se modernizó el antiguo gimnasio, se ampliaron y modernizaron los quinchos, se cubrieron parrillas, colocación de césped sintético, iluminación LED en varios sectores, se instalaron dos ascensores y varias obras y mejoras más.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección http://www.cronicasdelaemigracion.com/articulo/galicia/centro-galicia-buenos-aires-celebro-40o-aniversario-fundacion-junto-mas-500-personas/20190802130950094636.html

Crónicas de la Emigración
© 2019 Crónicas de la Emigración

     
Desarrollado por Openhost con:      
OpenNeMaS CMS OpenHost S.L. Opennemas CMS