EL PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN DE PONTEVEDRA RECIBIÓ AL CANGUÉS RAFAEL GIL MALVIDO

Louzán agradece la labor social que realiza el Hogar Gallego de Domselaar

| 11 Julio 2012 - 14:47 h.
Rafael Gil y Rafael Louzán, durante la visita del primero a la Diputación de Pontevedra.
Rafael Gil y Rafael Louzán, durante la visita del primero a la Diputación de Pontevedra.

El presidente de la Diputación Provincial de Pontevedra, Rafael Louzán, agradeció la labor que está realizando o Hogar Gallego de Domselaar de Buenos Aires, donde se presta atención y cuidados a 130 personas mayores sin recursos, de los cuales 30 son de diferentes ayuntamientos de la provincia de Pontevedra.

Louzán hizo estas declaraciones después de reunirse con el presidente del centro, el cangués Rafael Gil Malvido, que visitó al presidente de la Diputación para informarle de la marcha del centro y agradecer la colaboración que esta institución mantiene todos los años con el Hogar Gallego.

Gil Malvido subrayó que más que una residencia, el centro es “un verdadero hogar, donde están los abuelos y las abuelas y donde podemos atenderlos gracias a Galicia, a Pontevedra, A Coruña y algo también al gobierno central”.

En este sentido, Rafael Louzán incidió en la buena atención que se presta en el centro, indicando que “sabemos que hay una atención extraordinaria para con esas personas que son pontevedreses como nosotros pero que por diversos avatares de la vida no tuvieron la suerte que otros y están en este centro que le da cobertura y le da todo lo que le falta”.

El Hogar Gallego fue fundado en 1943 y su objetivo es dar amparo a las personas mayores que se encuentran en situación de desprotección. Está situado en Domselaar, en Bos Aires, lo que le permite disponer de un amplio espacio en medio del campo para que las personas atendidas en él disfruten de una vida lo más parecida posible a la de un hogar.

“Es un hotel cuatro estrellas en medio del campo, con vacas lecheras, ovejas, gallinas, huerta… donde los abuelos y las abuelas compiten por ver quién saca el mejor tomate. Eso para ellos es la mejor aspirina que le podemos dar”, asegura Rafael Gil.

Así mismo, cuentan con asistencia médica, alimentación y vestido, así como otros servicios. Una atención que, en palabras de Rafael Louzán, es posible gracias “a Rafael Gil y a un equipo directivo magnífico, que dedican parte de su tiempo de manera altruista a cuidar a personas mayores”.

Esta labor mereció el reconocimiento de la Diputación Provincial que, además de la ayuda anual que destina a este centro, en 2005 le concedió el Premio Entreculturas, dotado con 6.000 euros.

Mensaje de esperanza

Finalmente, Rafael Gil Malvido quiso lanzar un mensaje de esperanza para Galicia y España, recalcando que aquí “se están haciendo las cosas bien” y, aunque “sé que anda dura la cosa, más dura la tenemos allá y los gallegos y españoles sabemos salir adelante. Dentro de un par de años ustedes van a estar bien”, aseguró.

Vota esta noticia:
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca