“Fue muy satisfactorio comprobar que me habían concedido la ayuda”

| 28 Julio 2019 - 23:13 h.
Náyade Bravo –2ª por la izda.–, durante un taller de elaboración de kombucha que organiza cada cierto tiempo.
Náyade Bravo –2ª por la izda.–, durante un taller de elaboración de kombucha que organiza cada cierto tiempo.
Náyade Bravo Landolfi forma parte de los 55 gallegos de origen venezolano que hasta la fecha se han beneficiado de las ‘Axudas ao Retornado Emprendedor’ que concede la Secretaría Xeral de Emigración para motivar el regreso de los gallegos que  se han visto obligados a abandonar la región, así como de sus descendientes.
La iniciativa se engloba dentro de la Estratexia Retorna 2020, aprobada por el Gobierno gallego el pasado 12 de abril, que cuenta con 58 medidas, 25 de las cuales están orientadas a promover el autoempleo y la contratación entre gallegos retornados.
Gracias a estas subvenciones, desde la entrada en funcionamiento de este programa se crearon 120 negocios de gallegos retornados a Galicia, que percibieron cuotas que alcanzan los 8.000 euros.
Por provincias, Pontevedra es la que ha presentado y a la que se le ha concedido un mayor número de ayudas, seguida de A Coruña, Ourense y Lugo.
A los 55 beneficiarios de Venezuela hasta el momento –el plazo de solicitud de 2019 permanecerá abierto hasta el lunes 30 de septiembre– hay que sumar 12 de Reino Unido, 10 de Suiza, 5 de Francia, 5 de Alemania y 4 de los Países Bajos.
En el caso de Néyade, fue gracias a la información que le facilitó su familia, que pudo tener conocimiento de estas subvenciones. Ella, que no estaba acostumbrada a este tipo de políticas sociales –“¿Subvención?, ¿de qué?”, se preguntaba–, se animó a pedirla consciente de que le ayudaría a sufragar gastos. Y tanto que así fue. Presentó su plan de negocio y de gastos en ese primer año y “fue muy satisfactorio comprobar que me la habían concedido”, dice. 
Primero le concedieron el 50% de la ayuda y posteriormente, el resto. Pero, igual que el resto de solicitantes, tuvo que justificar gastos y pagos.
El dinero que entró en su contabilidad sin contar con él “se utilizó bien”, dice, porque sirvió para cubrir los gastos corrientes que requieren la puesta en marcha de una iniciativa empresarial de estas características, además de para crear una página web a través de la cual publicitarse, lo que considera “esencial” para la buena marcha del negocio, que requiere de “una buena presencia en la web, automatizar muchas funciones y elaborar vídeos promocionales”, comenta. También le sirvieron para contratar a una empleada como comercial y no descarta contratar a una segunda si consigue más ayudas de la administración.
De momento, presentó otra solicitud a Emega (ayuda para el emprendimiento femenino), pero le fue denegada.
Tras disfrutar de la subvención, ve “muy positivo” lo que está haciendo el Gobierno gallego para intentar atraer a personas de origen gallego a la Comunidad en un momento en el que Galicia acusa serios problemas de despoblación, sobre todo en el rural. Ello puede suponer un incentivo para los que se estén planteando dar un nuevo rumbo a su vida, ya que, si bien es cierto que “hay gente que llega con muchos recursos, otros lo hacen con una mano delante y otra detrás”, y el recibir algún tipo de ayuda puede ser “un empuje” para animarse a emprender. Algo que no ocurre en países como Venezuela o Estados Unidos, reconoce, donde lo único que se encuentra el empresario cuando se decide a montar un negocio es el desamparo, en el caso del primero, y mucho ánimo en el del segundo, pero nada de dinero.
Pero para Náyade, lo fundamental, una vez concedida la subvención, es darle una buena utilidad. En su caso, aunque le dio cierto reparo solicitarlo, cree que está bien utilizado, porque lo está “retribuyendo, generando empleo y negocio”, dice, pero “hay gente que no lo hace bien”, y, aunque“eso ocurre en todas partes”, es bueno hacer un seguimiento.  En el caso de las ayudas de la Xunta, por los controles que se establecen, es difícil que se pueda malversar, aclara.
La línea de subvenciones que concede la Secretaía Xeral de Emigración al colectivo con afán emprendedor tiene como finalidad favorecer el retorno a la Comunidad Autónoma a las personas gallegas residentes en el exterior, con el fin de que puedan fijar su residencia en Galica e integrarse social y laboralmente en la sociedad, realizando actividades profesionales, empresariales o laborales, lo que favorece el desarrollo del tejido industrial.
La convocatoria de este año incluye importantes novedades, con la ampliación de las ayudas a las sociedades mercantiles y a la simplificación de los trámites, que permiten obtener una ayuda de base de 5.000 euros por emprendedor retornado, cuantía que puede incrementarse en 2.000 euros si la sede del negocio se ubica en un ayuntamiento rural y otros 1.000 euros si la solicitante es una mujer.
Dentro de la Estratexia Retorna 2020, los diferentes departamentos del Gobierno gallego destinan más de 16 millones de euros a los programas diseñados para los gallegos que retornan y más de 220 para otros de carácter transversal, que también incluyen incentivos específicos para los gallegos que regresan a Galicia. Las subvenciones a los retornados se limitan exclusivamente al colectivo y a sus descendientes con nacionalidad e inscritos en un ayuntamiento de Galicia.
Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca