EL PRESIDENTE SE REUNIÓ EN LA TARDE DE AYER CON LA COLECTIVIDAD GALLEGA EN BARCELONA

Feijóo se apoya en Curros Enríquez para rechazar conflictos: “Quien a la discordia se entrega, va derecho hacia la muerte”

| 12 Diciembre 2018 - 13:39 h.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, hizo ayer gala de la “tolerancia” que caracteriza a la galleguidad y mostró su profundo rechazo a las actitudes beligerantes que muestran determinadas sociedades en la actualidad. Fue precisamente en Barcelona donde el titular del Gobierno gallego, apoyándose en Curros Enríquez, reprochó la actitud de los que están haciendo un llamamiento a la disidencia y al enfrentamiento social en momentos como estos, tanto en el ámbito de las autonomías como en el de las entidades del exterior.

“Quien a la discordia se entrega, va derecho hacia la muerte, no espere mejor suerte quien fomente división”, dijo Feijóo, tomando prestadas palabras del poeta de Celanova, que calificó como “proféticas”, y añadió: “Las discordias fomentadas artificialmente están llevando a comunidades perfectamente integradas a rupturas difíciles de reparar y los responsables de las fragmentaciones están sufriendo una dura penitencia con sus irresponsabilidades”.

Feijóo pronunció estas palabras en la sede de la Agrupación Galega Saudade y de la Ugalcat, en Barcelona, ciudad donde hoy y mañana se reúne la Comisión Delegada del Consello de Comunidades Galegas.

Con motivo de esta ‘xuntanza’, el máximo dirigente gallego celebró un encuentro con la colectividad al que acudieron socios de las 17 entidades que agrupan a los gallegos en Cataluña y que abarrotaron el salón de la entidad. En presencia del secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, y de los presidentes de las entidades representadas en el acto, que actuaron como “anfitriones”, dijo, el jefe del Ejecutivo autonómico destacó la “tolerancia” que caracteriza a las sociedades gallegas, allá donde se asientan, por lo que promovió adoptar la “vía gallega” que, inspirada en el Camino de Santiago, se “basa en pasos seguros” y “no enfrenta a los gallegos, sino que los une más”; “no levanta muros, sino que tiende puentes”, puntualizó el presidente, como deseo de que aquellas entidades del exterior que sirvieron de escaparate a ideas contrarias a la convivencia, sepan rectificar para seguir fieles a la identidad del asociacionismo gallego.

Es por eso que Feijóo aludió al galleguismo como “casa común donde reina la tolerancia” y a las entidades como el lugar donde se fraguó ese “galleguismo”. “Galicia –dijo– es una democracia plena, donde nos podemos sentir orgullosos”, y entidades como las catalanas hicieron de “avanzadilla” para que en ellas convivieran “opiniones diversas y se fraguara el galleguismo, antes de que se hiciera real en la Galicia de allá, de las cuatro provincias”. Para Feijóo, las entidades del exterior han aprendido que “la suma de identidades no es un hándicap, sino una ventaja”, porque “cada identidad es una ventana abierta hacia las realidades complementarias”.

“A los gallegos, que llevamos siglos peregrinando, nos cuesta entender la querencia por la ruptura” y “cuando se obliga a alguien a elegir entre su filiación española o catalana o española o gallega, está amputando una parte de nuestra personalidad”, corroboró el presidente, quien finalizó su intervención expresando el deseo de que aquellos centros que se han dirigido por otros pasos “sepan rectificar para seguir fieles a la idea del gallego tolerante”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca