AFECTA A LA HOSTELERÍA, LA SANIDAD, EL COMERCIO, EL DEPORTE Y LA UNIVERSIDAD

Feijóo aplica en Galicia el nivel de restricción máxima durante un mínimo de tres semanas para frenar la pandemia

| 26 de enero de 2021, 11:34
Feijóo rueda prensa 05a
Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa del pasado lunes.

Los hospitalizados han aumentado en Galicia un 170% en un mes, los casos activos crecieron un 235% y los pacientes en UCI, casi un 195%. El número de contagiados se eleva a 86.829 (en solo un día se sumaron 4.287 afectados a la lista) y los fallecidos se elevan a 1.616. 

Con estos datos, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se decidió por situar a la comunidad autónoma entre las que adoptan las medidas más duras para frenar los efectos del Covid-19 tras el periodo navideño. 

En su comparecencia del lunes de esta semana, y tras reunión del comité clínico, el titular del Ejecutivo gallego anunció la aplicación del nivel de restricción máxima durante un mínimo de tres semanas para luchar contra la pandemia.

Y es que “todas las áreas sanitarias están soportando una presión importante y es necesario reducirla”, dijo el presidente, que quiere implicar en esta lucha a “todos los gallegos y a todos los ayuntamientos”. 
Para ello, habló de la adopción de una serie de medidas a aplicar hasta el 17 de febrero que pasan por limitar las interacciones, las relaciones sociales y la movilidad. Por lo que respecta al toque de queda, se mantiene a las 22,00 horas, que es lo máximo que autoriza el Gobierno central con el estado de alarma actual. “No tenemos capacidad para reducirlo hasta las 20,00 horas”, aclaró. 

En este contexto, el Gobierno gallego acordó limitar las interacciones sociales a los convivientes, salvo en el trabajo y en el cuidado de mayores o menores, y la movilidad se reducirá al propio ayuntamiento, excepto “cuando no quede más remedio”, aclaró Feijóo. Esto es, para acudir al médico, a un centro docente o al trabajo.

Con el cierre total de la hostelería, salvo para la recogida de pedidos y la entrega a domicilio, las actividades esenciales que quedarán permitidas serán, pues, la sanidad, la educación, el cuidado de mayores y menores, el trabajo y el comercio.

Por lo que respecta a la sanidad, seguirán interrumpidas las visitas a los enfermos, salvo en casos en los que lo necesiten por razones de dependencia o cuidado de menores.

En el apartado educativo, colegios e institutos seguirán con las medidas habituales, pero las universidades no reanudarán las clases hasta el día 8 de febrero. Desde ese día y hasta el 17 de ese mismo mes, es decir, hasta la vuelta del Carnaval, las clases se impartirán en línea.

El comercio no esencial será otro de los sectores afectados por este endurecimiento de las medidas, ya que permanecerá abierto solo hasta las 18,00 horas, con el fin de que “los ciudadanos se recojan cuanto antes en sus casas”. Los centros comerciales permanecerán cerrados los fines de semana para evitar aglomeraciones en su interior. Supermercados, farmacias, talleres de reparación de vehículos, entre otros, seguirán funcionando como viene siendo habitual, aclaró el presidente.

En relación con la práctica deportiva, queda restringida al deporte individual y al aire libre y deberá realizarse dentro del propio municipio, utilizando siempre mascarilla. Los gimnasios y demás establecimientos interiores destinados a la práctica deportiva permanecerán cerrados.

En el ámbito de los mayores, se cerrarán los centros sociales y semejantes, como clubes de jubilados o hogares de la tercera edad.

Asimismo, se suspende también la actividad en museos, bibliotecas o cualquier otro establecimiento cultural o de espectáculos.

El presidente autonómico pidió a los ciudadanos que apliquen “la medida del autoconfinamiento, ya que es la más segura y la que puede parar esta deriva de contagios y de ocupación hospitalaria”.

Feijóo, que finalizó su intervención pidiendo a todos los gallegos el cumplimiento escrupuloso de las medidas adoptadas, abogó por alcanzar un consenso nacional para limitar las interacciones en los centros de trabajo. En esta línea, pidió a los emprendedores que colaboren “desde ya” y apuesten por el teletrabajo. También por que el Gobierno de Sánchez flexibilice el horario del toque de queda, para que se pueda adaptar a la situación epidemiológica de cada comunidad. 

“Es un clamor en la inmensa mayoría de las comunidades. No es un capricho, sino una decisión sanitaria necesaria”, remarcó, y recordó al Gobierno central que aún está a tiempo de rectificar.

El límite del toque de queda desató, en este tercera ola del coronavirus, la pugna entre el Gobierno central y el de Castilla y León. El Ejecutivo de esta comunidad decidió semanas atrás adelantarlo a las 20,00 horas en contra de lo que fija el estado de alarma en vigor, y la medida fue recurrida por el Ejecutivo de Sánchez. La comunidad, que está a la espera de que se pronuncie el Tribunal Supremo al respecto, mantiene vigente la decisión de recluir a la población en sus casas a partir de las ocho de la tarde. 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca