HOMENAJEA LA LABOR REALIZADA POR LA EMIGRACIÓN GALLEGA EN CUBA

El artista catoirense Roi Casal estuvo de gira por Europa con ‘Son galego, son cubano’

| 26 Marzo 2018 - 10:07 h.
Roi Casal, en un momento del concierto.
Roi Casal, en un momento del concierto.

El compositor gallego Roi Casal estuvo realizando en los últimos días una gira por Europa con su último trabajo ‘Son galego, son cubano’. La colonia española residente en el exterior, principalmente la gallega, pudo disfrutar de las canciones compuestas por Neira Vilas en los conciertos que el artista ofreció en el 37º aniversario de As Xeitosiñas de Zurich, donde también estuvo presente el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, en la sala Broadway arropado por la sociedad A Nosa Galiza de Ginebra y en la Theodorskirche de Basilea, donde la sociedad Sementeira lo aclamó en todo momento.

Este gran trabajo, cuyas letras pertenecen al fallecido escritor Xosé Neira Vilas, ha sido grabado en la ciudad de La Habana y ha contado con la participación de grandes de la música como Pablo Milanés, Laritza Bacallao y otros intérpretes de la isla cubana. Sin duda y una vez más, la música vuelve a remarcar la vinculación entre Galicia y Cuba y a reflejar la historia de los emigrantes gallegos en la isla.

‘Son galego, son cubano’ es un maravilloso espectáculo cuya puesta en escena homenajea la labor realizada por la emigración gallega en la isla caribeña.

Sorprendido y agradecido por el trabajo y aporte que los emigrantes realizan fuera de Galicia, el artista conversó con este medio.

Pregunta. ¿A qué edad se inició en la música y por qué?

Respuesta. Me inicio en la música muy joven. A los 4 o 5 años ya visitaba el estudio de música que mi padre tenía en casa para "jugar" con los instrumentos que allí había. Comencé con el piano y a los 15 años me especialicé en el arpa céltica.

No creo que tenga un único motivo por el cual me dedique a la música. Lo fundamental es que me gusta desde que tengo uso de razón, pero también ha influido nacer en casa de un músico, en el que las giras internacionales, las grabaciones, los ensayos... no eran nada extraño en mi hogar.

P. ¿Cuáles son las expectativas de Roi Casal como músico?

R. Es difícil hablar de las expectativas de uno mismo en cualquier campo, y todavía más en algo tan subjetivo como la música. Mi propia carrera me ha hecho ver que simplemente hay que dejar que la música y la vida fluyan sin forzarlas, sin intentar ser lo que uno no es. A partir de ahí, este arte consiste en transmitir sentimientos a través de sonidos, y la expectativa mayor que un músico puede tener es conseguir hacer canciones que emocionen a la gente, que les transmita y mueva algo en su interior. Ese es el reto, teniendo en cuenta que mi sonoridad toma Galicia como punto de partida.

P. ¿Qué opina sobre las nuevas tendencias que está adoptando la música tradicional y sobre la integración de instrumentos tradicionales dentro de las enseñanzas regladas?

R. La transmisión oral ha permitido que la música tradicional llegue viva a nuestros días. Y como cualquier organismo vivo, se transforma y se adapta a su entorno para seguir desarrollándose y manteniéndose con vida. Cualquier interpretación de la tradición será sometida a la criba del tiempo y del público, que sólo dejarán pasar aquellas interpretaciones que enriquezcan ese patrimonio recibido.

P. Se encuentra inmerso en una gira europea con su último trabajo ‘Son galego, son cubano’. ¿Qué ha supuesto la grabación de este disco a nivel personal y profesional?

R. Ha sido un proceso de aprendizaje, tanto a nivel personal como profesional. Me ha valido para conocer una historia, la de la emigración gallega, que era para mí bastante desconocida y que Neira Vilas me transmitió durante los casi dos años que estuvimos trabajando juntos. Tuve la suerte de recibir esa información de primera mano, y desde entonces intento transmitirla a mi público allá donde vamos.

P. ¿Qué nos podemos encontrar dentro de este trabajo?

R. ‘Son galego, son cubano’ es un gran espectáculo musical entre Galicia y Cuba. Surge a partir de la propuesta que me realiza el Instituto Cubano de la Música tras participar en el Festival Cubadisco en 2014.

A mi regreso de esa gira en América, se pone en contacto conmigo Xosé Neira Vilas, uno de los grandes escritores gallegos, y me dice que él ha estado viviendo en Cuba 31 años. Se brinda a asesorarme y a escribirme letras, y ahí yo veo la oportunidad de hacer algo importante e histórico.

Estuvimos ambos trabajando durante casi un año en la concepción de este proyecto y en verano de 2015 ya teníamos las canciones listas. Cuando nos disponíamos a salir para grabar el disco en La Habana, fallece Neira Vilas. A partir de ese momento este trabajo toma una gran emotividad y responsabilidad para todos los implicados.

Participan algunas de las grandes figuras cubanas (Pablo Milanés, Laritza Bacallao, Miguel Núñez...) y también grandes figuras de Galicia (el propio Neira Vilas, Nando Casal de Milladoiro, Carlos Calviño...).

La gira se estrena con dos conciertos antológicos en el Gran Teatro de La Habana (antiguo Palacio del Centro Gallego), con las 3.000 localidades agotadas de las dos funciones inaugurales, para continuar desde entonces en diversos lugares del mundo.

P. ¿Quiénes le acompañan en esta gira?

R. En la banda mantenemos el mestizaje entre ambos países, un mestizaje que comenzó hace unos 150 años. Somos 5 gallegos y 5 cubanos. Creo que es uno de los motivos por los que ‘Son galego, son cubano’ suena tan auténtico. La propia banda es un ejemplo de cooperación y buen entendimiento entre Galicia y Cuba. Es exótico ver a uno de Camagüey al bajo, a otro de Rianxo al piano, uno de Cienfuegos en la batería, otro de Vigo en la guitarra... El público disfruta durante todo el espectáculo de ese ida y vuelta que hace de este show una auténtica fiesta gallego-cubana cada noche.

P. ¿Se siente identificado con las letras de Neira Vilas?

R. Plenamente. Trabajamos conjuntamente casi dos años en este espectáculo. Me han dicho muchas veces que después de asistir al espectáculo ‘Son galego, son cubano’, la gente regresa a sus casas con la sensación de haber asistido a algo más que un concierto de música. Y eso se debe a Neira Vilas, que con sus letras ha sacado a relucir una parte de nuestra historia tan importante como desconocida en algunos ámbitos. Por eso el público se siente identificado con esta historia. En Galicia prácticamente todas las familias saben de modo directo lo que es ver emigrar a un familiar.

P. ¿Qué opina de la labor que realiza la colonia gallega en el exterior?

R. No descubro nada nuevo cuando digo que Galicia, tal como la conocemos hoy en día, se ha construido y ha tomado conciencia de sí misma y de sus hechos diferenciales gracias a los gallegos del exterior. Y no me refiero solamente a símbolos como el himno, la bandera o a nuestra Real Academia, que surgieron en el otro lado del Atlántico... me refiero también a hechos como la construcción de escuelas, hospitales y muchos otros hechos individuales que aportaron desinteresadamente nuestros emigrados. Obviar eso es no entender qué es Galicia y cómo hemos llegado hasta aquí.

P. ¿Qué mensaje le gustaría transmitirles?

R. Agradecimiento. Lo más fácil para una persona que se establece fuera de su país durante un tiempo prolongado sería desconectar con su lugar de origen con el paso de los años. Y los gallegos emigrados nunca lo han hecho. Se han asociado, han mantenido viva la llama mostrando a sus hijos, nietos... su lugar de procedencia. La historia de la emigración gallega es una epopeya que creo todavía no se reconoce en su total dimensión en la Galicia territorial.

P. Por último, ¿nos puede narrar alguna anécdota sobre esta gira europea?

R. Sí, una anécdota hermosa. Durante un concierto en Basilea, subió a bailar al escenario un chico. Resulta que era el campeón suizo de baile de salsa. Al terminar la canción, me acerqué a él para presentarlo al público, y le pregunté su nombre, a lo que me responde: “Me llamo Ramón, vivo en Basel aunque soy descendiente de gallegos. Ah, y también soy primo segundo tuyo...”. Y era verdad. Fue la primera vez que nos dimos la mano desde que nacimos.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca