EL NUEVO EMBAJADOR DE ESPAÑA AGRADECIÓ EL TRABAJO REALIZADO EN EL PAÍS CON UN AGASAJO

Siete funcionarios españoles se despiden de Venezuela

| 02 Julio 2012 - 14:03 h.
Foto de familia de los anfitriones, los agasajados y de los invitados.
Foto de familia de los anfitriones, los agasajados y de los invitados.

La Residencia del embajador del Reino de España en Venezuela fue el escenario para homenajear a siete funcionarios españoles que partirán de Venezuela a nuevos destinos profesionales. El nuevo embajador, Antonio Pérez-Hernández y Torra, fue el anfitrión junto a su esposa, María Durán de la Colina. La máxima autoridad de España en Venezuela entregó como recuerdo una caja de plata con una inscripción y dedicó unas palabras ante los asistentes.
Las primeras palabras de Pérez-Hernández y Torra fueron para agradecer “el apoyo con el que nos habéis recibido. Cuando uno llega a un país, mucho más si no lo conoce, se agradece el apoyo y el afecto”, y lamentó la partida de los funcionarios: “Siento que el primer acto en esta residencia sea de despedida y además masiva, me habría gustado que fuera una bienvenida pero la vida es así”, dijo.
El embajador lamentó el poco tiempo que compartió con los siete homenajeados en Venezuela. “Tengo que despedirme de buenos amigos que ya conocía y de otros que conocí hace muy poco, pero me da la impresión de que los conozco desde hace mucho tiempo e intuyo que éste habría sido el principio de una gran amistad”, aseguró.
Pérez-Hernández y Torra y Aníbal Julio Jiménez Abascal, cónsul general, ya habían tenido oportunidad de trabajar juntos. “He tenido el privilegio de contar con la amistad de Aníbal y su esposa Filomena desde hace tiempo y hemos tenido ocasión de trabajar juntos y he podido apreciar sus cualidades profesionales y personales. Aquí en Venezuela no ha sido la excepción, en la primera visita al Consulado General me he podido dar cuenta de que la Oficina Consular funciona como una máquina pero con corazón. Además, los mejores críticos son los clientes y de la comunidad española solo he oído hablar bien de Aníbal, lo cual no me sorprende”. Jiménez Abascal marchará a Francia, donde ha sido asignado como titular del Consulado General en la localidad de Perpignan.
Acerca de Jorge Antonio Noval Fernández, uno de los cónsules generales adjuntos, comentó: “Aunque no te conocía sé que eres una persona de primera, tuviste la paciencia para acompañarme en algunas visitas que he realizado a los centros españoles y todos no hacían más que hablarme bien de ti, y no es lo que yo diga es lo que dice la gente a la que le servimos”. Noval Fernández tendrá como nueva responsabilidad la de secretario encargado de Asuntos Consulares en la embajada ubicada en Luanda (República de Angola).
El embajador comentó que en su carrera profesional ha dedicado “diez años de vida a los asuntos de seguridad, he tenido muy buenos amigos en el Ejército”, lo cual le permitió valorar la gestión del coronel Fernando Gómez de Ureta-Sánchez, consejero de Defensa. “Me he podido dar cuenta, en estos pocos días desde mi llegada, de que has logrado tejer una red de conexiones con la Fuerza Armada de este país y sé que te aprecian y te respetan. Encima sé que has hecho una extraordinaria labor”. El coronel regresará a Madrid para incorporarse en la situación de reserva activa.
El consejero económico y comercial, Juan Carlos Recoder de Caso, regresará al Ministerio de Economía y Competitividad en Madrid, en espera de nuevas responsabilidades. En Venezuela, “le ha tocado bailar con un plato fuerte que son las relaciones con las empresas y otra vez digo que son los clientes quienes dictan sentencia, no conozco un solo empresario de los muchos que hay aquí que, no es que han hablado mal de ti, es que han hablado muy bien. Las circunstancias no siempre son fáciles y es necesario el apoyo de la Oficina Económica y Comercial, y tú lo has hecho con profesionalismo, cariño y afecto”, agregó.
El consejero de Información también culmina su etapa en Venezuela. “Los estupendos análisis sobre los medios nos ayudan a todos mucho, haces una estupenda labor con la prensa española y con la prensa venezolana, es un tema sensible, complicado, se lleva uno algunas veces disgustos pero cuando se trabaja bien y con la buena disposición el resultado siempre es bueno y eso es lo que ha pasado aquí”. Francisco Javier Rubio Rodríguez se marchará en septiembre para continuar funciones dentro de la Secretaría de Estado de Comunicación, perteneciente al Ministerio de Presidencia en Madrid.
Próximamente la Consejería de Asuntos Culturales de la Embajada de España será ocupada por un hombre. “Siento mucho que se rompa la femineidad”. Lucía Chicote Escrich se desempeñó en este cargo en Venezuela, “le tocó gestionar algo tan importante como la Cultura, pero tiene una ventaja que es su encanto y su sonrisa, es la mejor cara que puede presentar España de una mujer dulce e inteligente. Siento que te marches porque tu trabajo ha sido fenomenal, aún en un mundo distinto pudiste acercarte a todas las sensibilidades”. Chicote Escrich ocupará el cargo de primera secretaria de la embajada con sede en Maputo, República de Mozambique.
Luego de tres años de arduo trabajo en Venezuela Manuel Luis Rodríguez González, consejero de Empleo y Seguridad Social, culmina su ciclo. “Aunque  no nos conocemos, la simpatía es natural, también te ha tocado un tema muy importante y muy sensible que es una prioridad, sobre todo en una época de crisis y dificultades hay muchos grupos de la comunidad española que no podemos dejar desamparados, tú has hecho una estupenda labor y me consta por todo lo que han dicho y visto. Esas labores que pueden ser burocráticas cuando se le pone un poco de corazón como has hecho tú y tu equipo salen muy bien y se le reconoce”. Rodríguez González regresa a Galicia para continuar como funcionario.
El embajador se mostró complacido con el desempeño de los siete funcionarios: “Habéis puesto el estándar muy alto, vuestros sucesores van a tener una labor complicada pero por lo menos se van a beneficiar de su trabajo”. Y lamentó la despedida: “Es una lástima, de verdad, no haber tenido ocasión de tratarnos más porque sé que derivaría en una gran amistad”.
Para Antonio Pérez-Hernández y Torra, el éxito de la gestión depende de un buen equipo. “Yo vengo a este país con una gran ilusión y contribuir para que las cosas salgan lo mejor posible, pero no es labor de una sola persona sino de un gran equipo y espero que todos trabajemos juntos, me tienen a su entera disposición”, concluyó.
En el acto se dieron cita más de cien personas, entre el personal y los cónyuges de quienes laboran en la Cancillería de la legación diplomática española en Venezuela, la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID); la Oficina Económica y Comercial, la Consejería de Empleo y Seguridad Social, y del Consulado General de España en Caracas.

Vota esta noticia:
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

publicidad

Hemeroteca