BONET INAUGURA EL AÑO HERNANDIANO EN EL 75º ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL POETA

El Instituto Cervantes divulgará la obra poética de Miguel Hernández por todo el mundo

| 08 Marzo 2017 - 14:05 h.
Juan Manuel Bonet, durante la inauguración del Año Hernandiano.
Juan Manuel Bonet, durante la inauguración del Año Hernandiano.

El Instituto Cervantes divulgará la obra poética de Miguel Hernández para que se conozca en todo el mundo, según anunció su director, Juan Manuel Bonet, en la apertura del Año Hernandiano en Orihuela (Alicante), localidad natal del autor de ‘Viento del pueblo’.

En el marco del 75º aniversario del fallecimiento de Miguel Hernández en la cárcel de Alicante, tres años después del final de la Guerra Civil, en la que fue, dijo Juan Manuel Bonet, “una de las grandes voces poéticas del bando republicano”, el Instituto Cervantes dedicará parte de su programación cultural al poeta y dramaturgo (30 de octubre de 1910-28 de marzo de 1942), quien da nombre a la biblioteca del Instituto Cervantes de Manila.

“El Año Hernandiano debe ser la ocasión para que sea todavía más conocida la obra inmortal de Miguel Hernández, inmenso poeta muerto en plena juventud y en circunstancias atroces, pero que alcanzó las más altas cimas de la lírica y, con ‘Vientos del pueblo’ y ‘El hombre acecha’, de la épica”.

“No os quepa la menor duda –añadió Bonet– de que el Instituto Cervantes va a contribuir con todas sus fuerzas a que así sea, y que hará un esfuerzo especial para que se difunda esa obra tanto en su sede central de la madrileña calle de Alcalá, como a través de sus centros esparcidos por todo el mundo”. Este compromiso es la razón por la que Bonet eligió Orihuela como el primer destino tras la toma de posesión del cargo el pasado mes de enero.

Juan Manuel Bonet destacó que, “igual que Antonio Machado, Federico García Lorca o Rafael Alberti, Miguel Hernández sigue siendo hoy un poeta leidísimo no sólo en la Comunidad Valenciana y en España, sino también en todos los países con los que compartimos nuestro milenario idioma, que él supo enriquecer y ensanchar, como saben hacerlo los grandes poetas”.

Agregó que Miguel Hernández es hoy unánimemente considerado como la figura central de la llamada “generación del 36, debido a que justo en el momento en que emergía, la Guerra Civil la marcó a sangre y fuego, torciendo el destino de la mayoría de sus miembros”.

En un acto celebrado en el claustro del Colegio Santo Domingo de Orihuela, el director del Instituto Cervantes hizo un documentado repaso a la trayectoria literaria del escritor oriolano. Recordó los contactos que mantuvo con los grandes poetas de la generación del 27, en especial con Vicente Aleixandre y con Manuel Altolaguirre, el impresor (1936) de su gran libro de sonetos ‘El rayo que no cesa’. Trató asimismo a Ramón Gómez de la Serna, al chileno Pablo Neruda, que le hizo colaborar en su revista Caballo verde para la poesía; y al argentino Raúl González Tuñón.

Para Juan Manuel Bonet, Miguel Hernández fue “la víctima más ilustre” de la situación creada tras la Guerra Civil, “ocupando un lugar en la historia literaria junto a alguien con quien según todos los testimonios jamás había tenido una relación demasiado cordial, Federico García Lorca, el poeta asesinado al cual en 1937 él dedicaría otra conmovedora elegía, y junto a Antonio Machado, el senior fallecido en el exilio francés, en el Collioure de 1939”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca