EL ARTISTA ESPAÑOL OKUDA SAN MIGUEL REALIZÓ UN MURAL EN EL CENTRO DE LA CIUDAD

Homenaje en Bucarest a dos diplomáticos españoles que salvaron a un centenar de judíos del Holocausto

| 10 Junio 2017 - 14:01 h.
Mural en la Avenida Dimitrie Cantemir.
Mural en la Avenida Dimitrie Cantemir.

Desde este viernes, día 9, puede disfrutarse en el centro de Bucarest de un mural creado por el artista español Okuda San Miguel, con el que se rinde homenaje a la labor de dos diplomáticos españoles, José Rojas y Moreno y Manuel Gómez-Barzanallana y García, que ayudaron a un centenar de judíos residentes en Rumanía a escapar del Holocausto.

La obra, situada en el número 8 de la Avenida Dimitrie Cantemir, en las inmediaciones de la céntrica Plaza Unirii, ha podido llevarse a cabo gracias a la colaboración de la Embajada de España con el Ayuntamiento del sector 4 de la capital. Con el proyecto, la Embajada de España confía en mantener viva la memoria de los dos funcionarios que con su acción decidida salvaron decenas de vidas, evocando valores universales de solidaridad, tolerancia y humanismo y contribuyendo al mismo tiempo al proceso de rehabilitación artística de espacios en la capital rumana.

Esta acción forma parte del proyecto ‘Murales para la Libertad’, iniciativa de las embajadas de España en Budapest (Hungría), Sofía (Bulgaria) y Bucarest (Rumanía) y de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) a través de sus becas ART-EX, con el que se pretende recordar la labor de los diplomáticos españoles ante el Holocausto durante el final de la Segunda Guerra Mundial para salvar del exterminio a miles de judíos, con especial hincapié en el papel desempeñado por Ángel Sanz Briz en Hungría, Julio Palencia y Álvarez-Tubau en Bulgaria, y José Rojas y Moreno y Manuel Gómez-Barzanallana y García en Rumanía.

José Rojas y Moreno (1893-1973), ministro consejero de la Embajada de España en Bucarest entre 1940 y 1943, empleó sus contactos con las autoridades rumanas para evitar la aplicación de leyes antisemitas a parte de la comunidad sefardita. Le sucedió Manuel Gómez-Barzanallana y García (1876-1964), que consiguió con sus gestiones la salida del país de decenas de familias amenazadas de exterminio.

Okuda San Miguel, de origen cántabro y afincado en Madrid, es un artista con una larga trayectoria en el campo de la pintura mural. Las estructuras geométricas y estampados multicolores se unen con cuerpos grises y formas orgánicas en piezas artísticas que podrían catalogarse como Surrealismo Pop con una clara esencia de la calle. Sus trabajos a menudo plantean contradicciones sobre el existencialismo, el universo, el infinito, el sentido de la vida, la falsa libertad del capitalismo, y muestran un claro conflicto entre la modernidad y nuestras raíces. En su obra, arquitecturas geométricas multicolores se funden con formas orgánicas, cuerpos sin identidad, animales sin cabeza, multitud de símbolos enfrentados que incitan a la reflexión. Un lenguaje iconográfico único y muy especial.

 

Su proyección desde el proyecto Kaos Temple no ha dejado de aumentar. Sus obras se pueden ver en calles y galerías de todo el mundo: India, Mali, Mozambique, Estados Unidos, Japón, Chile, Brasil, Perú, Sudáfrica, México y todo el continente europeo.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca