ERA UNO DE LOS POCOS NIÑOS ESPAÑOLES LLEGADOS A LA URSS EN 1937 QUE AÚN VIVÍA

Falleció en Moscú Francisco Mansilla, ‘niño de la guerra’ y presidente del Centro Español durante 15 años

| 10 Enero 2018 - 14:24 h.

El madrileño Francisco Mansilla, ‘niño de la guerra’ y presidente del Centro Español de Moscú desde hace más de 15 años, falleció por complicaciones de su salud a la edad de 91 años. Según informó a Efe esta institución que aglutina a los españoles que llegaron a Rusia en 1937 y sus familiares, Mansilla falleció el pasado 17 de diciembre.

Mansilla era uno de los más de 3.000 niños españoles que fueron acogidos por la Unión Soviética en 1937 huyendo de los bombardeos de la Guerra Civil española.

Nacido en Madrid, Mansilla llegó con 10 años en la primera expedición a la entonces Unión Soviética (URSS), en un barco que zarpó de Valencia y les llevó a Yalta, en la península de Crimea.

Tras pasar un tiempo en el famoso campamento de niños de Artek, a orillas del mar Negro, fue trasladado a Moscú a una de las casas de acogida que alojaron a los niños españoles.

Como muchos otros de los ‘niños’, tuvo que cambiar de nuevo su lugar de residencia con el estallido de la Segunda Guerra Mundial y el avance de las tropas alemanas, y no pudo regresar a la capital hasta el final de la contienda.

En alguna ocasión Mansilla lamentó que las autoridades de Moscú no les dejaran regresar a España al término de la Guerra Civil.

“Perder la patria es terrible. Teníamos que haber regresado en 1939. No nos dejaron salir. En cambio, mis hermanos que estaban en Francia volvieron todos. Cuando los soviéticos nos dieron permiso para volver, en 1956, yo ya estaba casado y me quedé”, dijo en una entrevista.

En la URSS, convertida en su segunda patria, los niños españoles estudiaron, trabajaron, hicieron carrera y formaron familias, y los que no pudieron volver a España formaron en 1993 la Asociación ‘Centro Español’, un local situado en el centro de Moscú desde donde tratan de preservar la lengua y cultura españolas y que cuenta con un coro y un conjunto de baile.

Mansilla era uno de los pocos niños españoles llegados a la URSS en 1937 que aún estaban con vida, apenas un centenar, la mayoría de los cuales viven en Moscú.

El pasado septiembre, los ‘niños de la guerra’ recibieron un homenaje al cumplirse 80 años desde su llegada a la URSS, con varios actos en la ciudad de Obninsk, 100 kilómetros al suroeste de Moscú, donde estaba una de las casas de niños más grandes habilitadas para su alojamiento.

Francisco Mansilla ya no pudo asistir debido a su delicado estado de salud.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca