A UNOS MESES PARA QUE VENZA EL COMODATO, LA CIUDAD RECLAMA PARTE DE LOS TERRENOS

El Deportivo Español negocia contrarreloj con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires un espacio en el Bajo Flores

| 10 Junio 2017 - 14:07 h.
: Daniel Calzón, a la derecha del exministro de Exteriores José Manuel García- Margallo, junto a directivos del Deportivo y el cónsul general de España, Rafael Tormo, en una imagen de archivo.
: Daniel Calzón, a la derecha del exministro de Exteriores José Manuel García- Margallo, junto a directivos del Deportivo y el cónsul general de España, Rafael Tormo, en una imagen de archivo.

El Deportivo Español negocia contrarreloj con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires –dueña del predio del Bajo Flores, desde 2008– las condiciones de la pérdida de buena parte del espacio que hoy tiene la asociación en un comodato que vence en 2018.

El proyecto gubernamental planea construir la Universidad de la Policía local en el sector, que comprende el estadio, el complejo de fútbol y la confitería que desde hace casi diez años gerencia el Español en el marco del comodato que le restituyó a la asociación parte de las tierras que perdió luego de que en 2003 cerrara sus puertas desahuciado tras un largo proceso de quiebra.

En ese momento, los terrenos pasaron a pertenecer al Gobierno de la Ciudad que, según confirmó el presidente del Deportivo, Daniel Calzón, a esta publicación, en octubre del año pasado les transmitió un pedido de restitución de buena parte de las tierras que hoy ocupa la asociación.

“Esto despertó la preocupación de toda la gente que quiere defender lo poco que nos ha quedado”, dijo el dirigente, aunque aseguró que “hay un buen diálogo” y que se están estudiando distintas posibilidades de compensación de aquellas instalaciones que se tengan que ceder.

Si bien las conversaciones que se llevan adelante con el Ministerio de Justicia porteño “iban bastante lentas”, según Calzón, en las últimas semanas “gracias a la intervención del jefe de Gobierno de la Ciudad se aceleraron”.

En cuanto al espacio en cuestión, explicó, el Deportivo tendría que ceder la cancha n° 2, el estacionamiento y la confitería. A cambio, el Gobierno de la Ciudad les daría en comodato un predio que se ubica sobre la avenida Escalada, el anexo del fútbol juvenil con todas las construcciones, cuatro canchas y vestuarios, y ampliaría la pensión juvenil para chicos del interior que viven en el club.

Además, según informó el directivo, el Gobierno podría adjudicarles un gimnasio polirrubro cubierto; una piscina, una confitería, estacionamientos anexos y, en el estadio, la concentración para el equipo de primera división.

Consultado por esta publicación sobre las expectativas que depositan en estas conversaciones, se mostró “moderadamente optimista”. “Ellos necesitan urgente nuestro espacio, y nosotros les hemos puesto como condición, para ir entregando instalaciones, tener a disposición las nuevas al momento de la entrega”, dijo.

Por otra parte, según información publicada en un medio argentino de alcance nacional,  fuentes del Gobierno porteño habrían informado que, a cambio de sus actuales instalaciones, le darían al Español un predio con cuatro canchas en el Indoamericano y que allí también se construiría un espacio techado que podría funcionar como gimnasio.

 

La Legislatura porteña podría debatir si amplía el plazo del comodato al Deportivo Español

Simultáneamente, en la Legislatura porteña se presentará a la brevedad un proyecto en el que se dispone que aquello que le quede al Deportivo lo tenga en comodato por 40 años en lugar de 10. “Eso nos daría una tranquilidad mayor”, aseguró el titular de la entidad españolista.

Al día de hoy, explicó, el proyecto es promovido por el diputado Francisco Quintana, aunque señaló que el objetivo es que sea presentado en conjunto por representantes de diferentes bloques para cosechar el máximo apoyo posible.

El Deportivo Español fue un club que llegó a tener 25.000 socios y a disputar campeonatos a River y a Boca. Incluso llegó a jugar la Copa Conmebol.

A mediados de 2003, después de un largo proceso de quiebra, el club cerró sus puertas y las tierras pasaron a pertenecer al Gobierno de la Ciudad que, mediante un comodato por diez años, le restituyó a la asociación el uso del buffet, el estacionamiento, el estadio, una canchita de Baby fútbol, la pensión y la glorieta.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca