LOS CONSEJEROS QUE LA INTEGRAN SE REÚNEN EL LUNES 9 Y MARTES 10 EN MADRID

La Comisión Sociolaboral del CGCEE se centra en los problemas de los mayores y el retorno

| 07 Abril 2018 - 13:35 h.
Eduardo Pahino, presidente de la Comisión de Asuntos Sociolaborales, durante el último pleno del CGCEE.
Eduardo Pahino, presidente de la Comisión de Asuntos Sociolaborales, durante el último pleno del CGCEE.

Los problemas de los mayores en la diáspora, así como aquellos que afectan a los retornados ocupan la mayor parte de los asuntos a abordar en la Comisión de Asuntos Sociolaborales del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE), que se reúne el lunes 9 y martes 10 en Madrid. Los consejeros que la integran, llegados de países con amplia representación de emigrantes españoles, acuden a la cita con la intención de estudiar las propuestas que le fueron remitidas por la Comisión Permanente y hacer seguimiento de los acuerdos en materia sociolaboral alcanzados en el último pleno del Consejo.

Las necesidades de los mayores residentes en el exterior carentes de medios requieren de la colaboración de la Administración española para ser satisfechas. Lo mismo ocurre con las demandas de los retornados que buscan establecerse en su lugar de origen después de un tiempo residiendo en el extranjero y, en el apartado sanitario, con aquellos que regresan o programan cortos periodos de estancia en España.

Hacer visibles estos y otros problemas e instar a su reparación forma parte del cometido de la Comisión Sociolaboral del CGCEE, en su reunión en Madrid.

Las sesiones de trabajo, a las que asiste Eduardo Dizy, en calidad de presidente del Consejo, está previsto que dén comienzo a las diez de la mañana del lunes 9 con el análisis de las 19 propuestas planteadas por los consejeros del exterior en lo que a estos asuntos se refiere.

El mayor número, un total de diez, proviene del consejero por Suiza, José Gil Doval, quien plantea, entre otras cuestiones, que se reconozca, con carácter retroactivo como años cotizados a la Seguridad Social, el tiempo transcurrido en el Servicio Militar cuando éste era reconocido en España como obligatorio.

El consejero por Suiza pide también que se preste a los retornados ayuda económica “inmediata” y “sin trámites complicados” con el fin de que puedan asentarse fácilmente en España aquellos que en su día contribuyeron a su desarrollo desde el exterior.

La medida debería ir acompañada, según Gil Doval, de la posibilidad de prestar “ayudas a los jóvenes en materia de vivienda protegida por el sistema social”.

 

Asistencia sanitaria

Respecto a la asistencia sanitaria, pide que se conceda el derecho a la misma a todos los emigrantes retornados de Suiza, ya que, para muchos de ellos, este asunto se ha convertido en un “quebradero de cabeza”.

“Con frecuencia, no saben si van a encontrar un empleo o si tendrán derecho a prestaciones del seguro de desempleo”, comenta el consejero, quien plantea que baste con presentar el certificado de emigrante retornado para “tener derecho a dicho servicio”.

Dentro del colectivo de los retornados, Gil Doval también pone el acento en la reinserción de los escolares. Para ellos pide que se les garantice plaza en su lugar de residencia y que se les integre en el nivel escolar que les corresponda. Así mismo, reclama cursos de apoyo en los centros escolares para que los retornados puedan tener una “rápida y eficiente reinserción en la escuela española”.

La falta de información sobre las leyes, la distancia, la falta de recursos y los plazos, entre otras cuestiones, “hacen ilusorio” el derecho que les pueda asistir a los españoles en el exterior antes del retorno para facilitarles su inserción social y laboral en España. Es por eso que, en este apartado, pide “información suficiente” al respecto, y que se provea de los “medios necesarios para que sea eficaz”.

Otro de los colectivos de los que se ocupa Gil Doval es el de los minusválidos. Sobre este asunto, y atendiendo al cumplimiento de la ley española respecto a su acceso a la oferta pública de trabajo, propone que embajadas y consulados oferten vacantes a las que puedan optar.

 

Atención a mayores

En lo que atañe a los mayores, reclaman se les preste “una especial atención”, porque, si bien es cierto que han salido al exterior con la intención de regresar, muchos de ellos han echado raíces en el país de acogida y se ven en la obligación de ayudar a sus hijos y nietos. En el caso concreto de Suiza, “las residencias son impagables”, dice, y “para ser ayudados por los servicios sociales, primero tenemos que vender todo lo que tenemos en España”, comenta.

Para los que retornan, solicita se les facilite la concesión de plazas en las residencias públicas de la tercera edad y que, al haber fijado la residencia fiscal en España, puedan acogerse a la Ley de Dependencia.

Respecto a los viajes del Imserso, los considera “muy beneficiosos para las personas mayores”. No obstante, se queja de la distribución de plazas entre Ginebra y Zürich. “No es equitativa”, denuncia, ya que se reciben más en Ginebra y, además, los meses designados para los jubilados de Zürich suelen ser más invernales, comenta.

Por último, realiza una propuesta sobre maternidad y jubilación con el fin de que a las madres se les reconozca como años cotizados a la Seguridad Social el tiempo que pasaron cuidando a sus hijos.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca