La Asociación Española Mutualista y Cultural del Alto Valle del Río Negro celebró su centenario

| 19 Marzo 2017 - 21:50 h.
Integrantes de la Asociación posan durante la celebración del centenario.
Integrantes de la Asociación posan durante la celebración del centenario.

En el Centro Recreativo de la Asociación Española Mutualista y Cultural del Alto Valle del Río Negro, en General Roca, el sábado 18 de marzo, día del centenario de la fundación, los integrantes de la Comisión Directiva, empleados y ex presidentes de la Institución que han actuado en períodos anteriores se han hecho presentes siendo invitados a un almuerzo recordando el centenario de la Institución.

En el mismo, se han compartido vivencias pasadas, algunas anécdotas e historias que refuerzan ampliamente que lo que hoy se ve es producto de un esfuerzo ineludible en el que han luchado incansablemente por cada logro obtenido.

Hoy, la Asociación cuenta con salones debidamente equipados para fiestas, con cocina, sala de arte, un gran escenario, vestuarios, oficinas, biblioteca, auditorio, oficina de Agencia consular.

La entidad, además, posee un centro recreativo en la Isla 32 con un quincho, en el que se pueden realizar fiestas, reuniones familiares, etc. Un lugar en el que pueden acampar, en verano, siendo la principal actividad en la parte de piletas. Igualmente cuenta con cancha de tenis de polvo de ladrillo, de cemento, paddle, voley, basquet, palestra, plaza, lugar de esparcimiento, etc.

La Asociación también cuenta con panteón ubicado en el cementerio local, como así también 10 departamentos ubicados en la localidad balnearia de Las Grutas, junto con el camping que también posee todos los servicios.

Es sólo un abanico de posibilidades que ofrece la Institución, la cual en los próximos meses, en conmemoración del centenario, va a presentar muchas novedades.

Un 18 de marzo de 1917 quedó conformada en la ciudad de General Roca la Asociación Española Mutualista y Cultural del Alto Valle del Río Negro.

Es posible distinguir cuatro etapas desde aquel lejano 18 de marzo de 1917 en que 37 inmigrantes españoles radicados en General Roca constituyeron la Asociación Española y designaron como primer presidente a Agustín Fernández. En esta primera etapa fundacional dejaron plasmados los objetivos que hasta el día de hoy significaron el motor del accionar de esta Institución: Crear la relación entre españoles y argentinos fomentando la hispanidad y dejar estatutariamente la obligación de la festividad del 12 de Octubre como fecha de festejo en la Asociación, antes que Hipólito Irigoyen, en la presidencia de la Nación, la constituyera como feriado Nacional. La actividad mutual y solidaria entre los españoles y sus descendientes fue otro de los preceptos. Inicialmente una acción de cobertura social con promoción y asistencia que cubrió aspectos de salud. Por último, el legado de inserción en la comunidad de General Roca cubriendo aspectos culturales, sociales de esparcimiento y recreación. Esta primera etapa estuvo coronada con la construcción del Teatro Español, diez años antes que General Roca tuviera la estación de ferrocarril. Su diseño arquitectónico tenía una fachada con reminiscencias moriscas, tejas y mosaicos decorados, una escalinata de mármol que conducía al vestíbulo con imponentes columnas desde el que se ingresaba a la sala donde resaltaba la araña central llena de luces, el amplio escenario y un foso para orquestas.

Con las presidencias de Miguel Gallego y Nazario Fernández culmina esta etapa fundacional iniciando el periodo de desarrollo y consolidación institucional que abarcó las presidencias de Restituto Martínez, Antonio Castaño Celestino Paniceres, Víctor Aranzabal, Alfonso Carbajal, Anastacio Mendoza, Francisco Rueda, Ventura Carbajal y Pedro L. Sánchez.

Las instalaciones de la Sociedad Española y del Prado, como vulgarmente se las conocían, se convirtieron en un centro de referencia donde se desarrolló la vida social. Allí se realizaban los bailes, las primeras funciones teatrales, las infaltables ‘kermesse’ de beneficencia, actos escolares de fin de curso, allí funcionó un cine con películas mudas y luego sonoras, era el lugar de banquetes y agasajos, de los tradicionales bailes de carnaval con orquestas que venían de Buenos Aires. También se realizaron fiestas de la vendimia y se armaron pesebres vivientes que culminaban con fuegos artificiales en Navidad y año nuevo. Fue sala de espectáculos de circo y también veladas de boxeo, largada y llegada obligada de competencias ciclísticas y automovilísticas. y así merced al trabajo y de tesón de las distintas comisiones directivas, el Teatro y el Prado se fueron ganando un lugar en el espíritu popular hasta convertirse en el símbolo de una época, en una referencia social y cultural de la Ciudad y cobijó también bajo su techo a L.U.18 cuando inició las transmisiones radiales. Los fondos recaudados tenían una finalidad que concordaba con los principios fundacionales.

Se acentuó el mutualismo, convirtiéndose en pionera como entidad que cubría las necesidades en prestaciones médicas para sus asociados y derivando a centros de mayor complejidad merced a acuerdos con los Hospitales Españoles de Bahía Blanca y Buenos Aires.

Los cambios en las formas de esparcimiento, la generalización y obligatoriedad con la aparición de las obras sociales culminó con esta etapa de desarrollo y afianzamiento Institucional para iniciar con las presidencias de Celestino Piñeiro, Manuel Caballero y José Miras Trabalón, una etapa de consolidación económica y de transformación fue en este periodo de sus actuales 85 años que merced a la venta de parte de los lotes que componían el Prado Español se construyó un moderno edificio de cinco pisos que es hoy asiento de los Tribunales Penales de la II Circunscripción Judicial de la Provincia de Río Negro y un salón de fiestas con dimensiones acordes a los tiempos que corrían.

La construcción del nuevo panteón social en el cementerio local cubre a futuros las necesidades de los socios en esta área donde la Asociación Española mantuvo una activa presencia ofreciendo este servicio social desde sus orígenes. Se logra en esta etapa independizar los ingresos institucionales que estaban ceñidos exclusivamente a cuotas sociales y recaudaciones de festividades permitiendo planificar y sustentar el desarrollo futuro sobre otras bases económicas.

Es por estas decisiones tomadas en los difíciles momentos económicos que hoy permiten iniciar la etapa actual en la que se encuentra la Asociación Española, de plena expansión en la que puso a disposición de la comunidad las nuevas instalaciones inauguradas bajo la presidencia de Roberto Calvo con dos amplios salones para fiestas un auditorio para 250 personas, biblioteca, sala de artes, y salones de usos múltiples, que motivó al historiador Pablo Fermín Oreja a manifestar en una conferencia con motivo de los 80 años de la Institución: “El pueblo de General Roca ha recuperado el aporte social y cultural de la Asociación Española”.

Hoy cobija bajo su techo las oficinas de la Agencia Consular y en sus proyectos se encuentra el de llegar a contar con un centro para la tercera edad al servicio de sus socios y de todos los españoles de la zona que lo requieran y con el firme empeño de continuar el desarrollo del Centro de Recreación y Esparcimiento en la Isla 32 logrado por la incorporación de los socios del Círculo Amigos Bahienses y de la Mutual de Ex Empleados del Banco de Río Negro y Neuquén.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca