EL GOBIERNO SACA A INFORMACIÓN PÚBLICA LA REVISIÓN DE LA NORMA

La nueva Ley de Comunidades Cántabras incluirá medidas para el retorno de los emigrantes

| 07 Junio 2017 - 14:23 h.
Rafael de la Sierra saluda a uno de los participantes en una reunión del Consejo de Comunidades Cántabras.
Rafael de la Sierra saluda a uno de los participantes en una reunión del Consejo de Comunidades Cántabras.

El Gobierno de Cantabria reconocerá por primera vez a los emigrantes que regresan a vivir a Cantabria, mediante la figura del cántabro retornado incluida en la reforma de la Ley de Comunidades Cántabras, y que facilitará la percepción de ayudas autonómicas a este colectivo para reforzar su integración social y laboral en la Comunidad Autónoma.

Así se recoge en el anteproyecto de Ley publicado en el Portal de Participación del Gobierno de Cantabria, y que se someterá a un proceso de información pública hasta el próximo 20 de junio, con el fin de que ciudadanía e instituciones presenten sugerencias al nuevo texto legal.

La Consejería de Presidencia y Justicia, dirigida por Rafael de la Sierra, ha decidido realizar una reforma integral de la norma reguladora de las comunidades cántabras en el exterior, con el fin de reforzar los derechos y la atención de los emigrantes cántabros en el exterior, proteger el patrimonio de las Casas de Cantabria e impulsar una mejor protección, relaciones y vínculos con la Comunidad Autónoma.

Del mismo modo, la norma recoge mejoras técnicas motivadas por la experiencia de funcionamiento de la propia ley, que tiene una vigencia de 32 años –12, desde la última reforma–, junto a las sugerencias planteadas por los miembros de las Casas de Cantabria durante el último encuentro celebrado en agosto del pasado año en Santander, centradas principalmente en relanzar la participación de los jóvenes, aumentar la participación del Consejo de Comunidades y facilitar el desarrollo tecnológico de los centros.

De la Sierra ha afirmado que el Gobierno lleva a efecto “el mandato estatutario referente a la integración plena de los cántabros en el exterior con su tierra de origen”, porque sus funciones “tienen que ir más allá de la promoción cultural” y su importancia “debe ser reconocida e impulsada” desde el Gobierno.

“Estos avances legales ayudarán de forma extraordinaria a afrontar el reto generacional de las Casas de Cantabria, favorecer su labor en apoyo a la Comunidad de origen y, al mismo tiempo, facilitar el regreso de los ciudadanos de Cantabria”, ha resaltado De la Sierra.

El titular de Presidencia espera que el texto pueda verse enriquecido durante el trámite de información pública y en el Parlamento, dado que el objetivo es que se apruebe con el “máximo consenso”.

 

Cántabro retornado

Además de garantizar los derechos básicos de los emigrantes cántabros que permanecen en el exterior y sus descendientes, el anteproyecto de Ley regula medidas de apoyo para aquellos que decidan regresar a Cantabria.

El Gobierno, según recoge el anteproyecto, deberá facilitar el retorno para los cántabros que lo deseen y se les prestará asesoramiento y orientación de los derechos generados en el país en el que residieron y trabajaron como emigrantes, y sobre las medidas y programas establecidos para favorecer su regreso.

También, se establecerán las condiciones para favorecer la vuelta de los emigrantes cántabros, que estos obtengan la información necesaria sobre los aspectos más importantes del retorno y se faciliten las ayudas públicas que hagan efectivo este derecho, como es el caso del acceso a una vivienda pública. Y es que hasta el momento, para acceder a este tipo de ayudas, se debe justificar un tiempo de residencia en la Comunidad Autónoma.

Con el objetivo de hacer más efectivo los derechos establecidos, la reforma recoge en una de sus disposiciones adicionales que el Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), promoverá la elaboración de un censo de cántabros en el exterior de la Comunidad Autónoma, para lo que recabará la colaboración del Instituto Nacional de Estadística.

 

Más ayudas económicas a las casas

Uno de los principales cambios legales tiene que ver con el apoyo económico que reciben las Casas de Cantabria, para que estas entidades puedan acogerse a las ayudas y subvenciones convocadas por las distintas consejerías.

De esta forma, a partir de la entrada en vigor de la norma, podrán ser beneficiadas de las ayudas culturales, lúdicas y deportivas convocadas anualmente por el Gobierno, en igualdad de condiciones que las entidades domiciliadas en Cantabria, dando cumplimiento así al ‘estatus jurídico’ que recoge el propio Estatuto de Autonomía.

Respecto al Consejo de Comunidades Cántabras, el anteproyecto recoge la incorporación de nuevos miembros en representación de diversas ramas del sector público autonómico de Cantabria con competencias en materia de industria y comercio, juventud, mujer, cultura, sanidad, deporte y turismo.

El Ejecutivo da así cumplimiento a uno de los principales acuerdos emanados del V Encuentro de las Casas de Cantabria de incorporar a este órgano, de carácter deliberante y consultivo, miembros de distintas consejerías, con lo que se extenderán las relaciones y potenciará la participación efectiva de las Casas en la vida social, económica y cultural de la Comunidad Autónoma.

 

Conservación del patrimonio

El Gobierno de Cantabria ha respondido a través del anteproyecto a otra de las inquietudes demandadas por las Casas autonómicas, relacionadas con la efectiva preservación y protección del patrimonio que aglutinan estos centros.

La Comunidad Autónoma velará por el destino de su patrimonio, a través de varias acciones. En primer lugar, realizará una catalogación e inventario del patrimonio de las Comunidades Cántabras.

Además, las Casas deberán solicitar informe a la Comunidad Autónoma en el caso de que los bienes que integran su patrimonio sean objeto de venta, donación, segregación o cualquier otra operación económica que suponga la pérdida del patrimonio de la asociación. Incluso, en el caso de disolución de alguno de los centros y de acuerdo a sus estatutos, se recoge que el patrimonio resultante de la liquidación podrá integrarse en el patrimonio de la Comunidad Autónoma de Cantabria, atendiendo, eso sí, a la normativa del territorio donde se encuentre domiciliada la Casa.

La norma prevé que, ante el incumplimiento de conservar el patrimonio, las Casas no podrán acceder a las ayudas destinadas a este mismo fin.

 

Nuevas tecnologías

Otro de los puntos que se desarrollan en la reforma de la Ley, demandado por los centros, tiene que ver con el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación para mejorar y fomentar la relación con quienes se encuentran fuera de la Comunidad.

Por eso, entre los derechos de las comunidades cántabras en el orden sociocultural, se recoge el de intercambiar conocimientos en el ámbito de las tecnologías de la información, para lo que la Administración Autonómica promoverá las estructuras y medios necesarios.

La ley responde a la inquietud de los socios de las casas de propiciar un relevo generacional que asegure el futuro de la actividad. Con este objetivo, Cantabria colaborará en la promoción de la participación de la juventud en el exterior, mejorar su formación y el acceso a la información, así como potenciar su acceso al mercado de trabajo.

La ley establece como un derecho para todos, especialmente para la juventud y la tercera edad que se encuentra en el exterior de Cantabria, el acceso a los servicios de carácter social, lúdico y deportivo del Gobierno de Cantabria.

Por último, la unión o fusión de las comunidades cántabras es una aportación novedosa que fue solicitada por las Casas en el Encuentro de Santander. Se introduce en la ley, abriendo esa posibilidad para facilitar el cumplimiento de los fines e intereses de las comunidades y se regula el procedimiento a tal efecto.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca