LA ACTIVIDAD MINERA MARCÓ Y MASIFICÓ EL VALLE DESDE FINALES DEL SIGLO XIX

‘Langreanos en el Mundo’ presenta la candidatura del Valle del Samuño a Pueblo Ejemplar de Asturias 2020

| 28 de julio de 2020, 18:12

La Asociación Langreanos en el Mundo ha presentado la candidatura del Valle de Samuño a Pueblo Ejemplar de Asturias 2020, galardón que otorga la Fundación Princesa de Asturias.

El valle del Samuño, formado por el río del mismo nombre, está situado al sur del concejo de Langreo. Tiene unos 15 kilómetros cuadrados de superficie. Su núcleo de población más importante es La Nueva. En las laderas del valle se localizan muchos otros pequeños enclaves: Pampiedra, El Cadavíu, Cardiñuezu, Omedines, El Carbayu, La Mosquitera, La Casona, La Teyera, El Cau… Ocho de ellos han recibido el galardón de ‘Pueblu Afayaízu’ del Ayuntamiento de Langreo.

La actividad minera marcó y masificó el valle desde finales del siglo XIX, atrayendo a trabajadores de orígenes variados que se integraron perfectamente en una sociedad laboral de acusada personalidad. La decadencia de la minería en la segunda mitad del siglo pasado culminó en el año 2000 con el cierre del pozo Samuño. Frente a esa desaparición del principal soporte de su economía, los habitantes del valle se han esforzado y distinguido en la búsqueda de alternativas. Y así una iniciativa de la Asociación de Vecinos ‘San Luis’ de La Nueva desembocó en el Ecomuseo Minero Valle de Samuño, que cada año atrae a más de 30.000 visitantes, y que se conjuga con la regeneración de la naturaleza del valle, que en una buena parte integra el Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras.

Son numerosas las actividades que organizan o alientan los vecinos del valle del Samuño y las Asociaciones que han formado: el Concurso de la Canción Asturiana de Les Mines, organizado durante 26 años por la Asociación de Vecinos de La Nueva; mercados de la tradición en Pampiedra y de la revolución industrial en La Nueva; un trail o carrera popular que lleva a los corredores por las crestas del valle y las galerías del pozo San Luis; fiestas y festejos con tanta proyección como la de El Carbayu, sede de la patrona de Langreo y declarada de Interés Turístico Regional; rutas populares por caleyes; apadrinamiento de castaños en El Carbayu… El valle del Samuño, con sus laderas revestidas por explotaciones de manzanos o kiwis donde antes se pelaba la tierra en las explotaciones a cielo abierto, con sus iniciativas llagareras y de turismo rural, con la probada solidaridad de sus vecinos, heredada de la vieja escuela de la minería, se levanta cada día con perseverancia tenaz en pos de un futuro mejor. 

El valle y sus habitantes han encontrado nuevas fórmulas colectivas para renovar su supervivencia y continuar su aventura de mutua lealtad. Y aspiran a que ese esfuerzo mantenido año tras año merezca la distinción de Pueblo Ejemplar.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca